Si usted tuviera que hacer maletas para ir a Marte, ¿qué empacaría?

El más reciente turista de la NASA, el robot explorador Curiosity (Curiosidad) llevará aparatos para tomar fotografías, oler, saborear e incluso perforar.

Estudiará el ambiente para determinar si el cráter gigante donde tiene previsto descender fue en algún momento un medio ambiente habitable para la vida microbiana.

El trotamundos de seis ruedas y propulsión nuclear incluye una tecnología mucho más avanzada que cualquier otro aparato que haya aterrizado en el planeta rojo.

Entre las herramientas que porta Curiosity está un láser que puede abrir agujeros en rocas desde una distancia de más de siete metros (25 pies) e identificar los elementos químicos en su interior. Esta estrategia de apuntar y disparar ahorra tiempo, ya que si una roca parece aburrida, Curiosity puede seguir de largo.

Su brazo robot de 7 metros de largo tiene un taladro eléctrico en el extremo que puede perforar tanto rocas como la superficie. Al igual que un científico en un laboratorio, puede transferir el polvo del suelo hasta su mesa de trabajo a bordo para desentrañar los minerales y "oler" en busca de elementos orgánicos, considerados los ladrillos químicos de la vida.

¿Cuál es el objetivo de un viaje extraterrestre si usted no puede ver las atracciones turísticas? Curiosity promete ser un fotógrafo entusiasta que lleve por ahí un conjunto de cámaras en color de 2 megapíxeles que pueden transmitir panorámicas a la Tierra. Con los fanáticos de YouTube en mente, también "empacó" una cámara de vídeo que grabará los últimos minutos de su escalofriante descenso a Marte.

Al igual que las anteriores sondas exploradoras que le precedieron, Curiosity lleva una estación meteorológica para medir la temperatura diaria, hacer lecturas de la presión y registrar los cambios estacionales.

Incluso desde antes de aterrizar, Curiosity ha estado haciendo experimentos y ha rastreado la radiación durante el viaje de ocho meses y medio a Marte. Eso debería ayudar a la NASA a evaluar el riesgo de radiación para los futuros astronautas que viajen largas distancias.

A pesar de ser tan complejo, Curiosity no será capaz de decirnos si alguna vez existió vida primitiva en Marte, o si existe ahora. El vehículo de una tonelada no está equipado para ello y sus cámaras no son lo suficientemente potentes como para ver las reliquias fósiles, si es que existen.

Aparte de sus habilidades, los ingenieros también equiparon a Curiosity con un sentido del estilo. Cuenta con rines de aluminio de 50 centímetros, el doble del tamaño de las ruedas de los exploradores Spirit y Opportunity que aterrizaron en 2004, con radios de titanio y clavos para la tracción.

Curiosity puede verse muy equipado, pero es algo lento. Alcanza una velocidad máxima de 0,16 kilómetros por hora.

___

Alicia Chang está en Twitter como: http://www.twitter.com/SciWriAlicia