El defensa andaluz del Real Madrid, Sergio Ramos, reconoció hoy que está pasando por un gran momento personal y profesional, que confía poder completar con la consecución de una Liga de Campeones, una "espina clavada" en su carrera.

El jugador madridista, de 28 años, fue el encargado de atender a la prensa tras el entrenamiento realizado en las instalaciones de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), ciudad donde el equipo aterrizó ya hace una semana para iniciar su viaje de pretemporada por Estados Unidos.

"Me encuentro en uno de los mejores momentos de mi vida en todos los aspectos", afirmó el central, que recientemente fue una de las piezas clave de la selección española en el triunfo de la Eurocopa y que ya ganó un Mundial, así como Liga y Copa del Rey con el Madrid, y ahora afronta el reto de cerrar su palmarés con el título europeo de clubes más importante.

"En el fútbol no puedes vivir del pasado. Ahora empezamos desde cero y con mucha ilusión, como si no hubiese conseguido nada, pero es cierto que la 'Champions' al no haberla ganado es una espinita que uno tiene ahí clavada", indicó al jugador.

Ramos dijo que para él sería un "sueño" alcanzar una final de Liga de Campeones.

El defensa declaró que estaba abierto a volver a la demarcación de lateral si el técnico José Mourinho así lo consideraba aunque reconoció que en los últimos dos años se había visto "más determinante en el puesto de central".

Al igual que sus compañeros en días anteriores, Ramos destacó la consolidación del grupo tras varios temporadas juntos bajo las órdenes de Mourinho, lo que deja en un segundo plano la necesidad de incorporaciones para afrontar la próxima campaña.

"Desde hace un par de años no han sido muchas las salidas ni las incorporaciones. Nosotros somos un equipo que estamos abierto a todo. Lo que sí que es cierto que, siendo realistas, tenemos una gran plantilla", manifestó Ramos.

Sobre Kaká, cuyo nombre suena como posible baja en el Real Madrid este año, Ramos indicó que no ha notado "ninguna actitud rara" del brasileño a pesar de las circunstancias.

"Tiene el cariño de la plantilla en los momentos buenos y en los malos y puedo garantizar que no está en un momento de duda ni raro", añadió.

Preguntado sobre el Balón de Oro, Sergio Ramos no se decantó por ninguno de sus compañeros que suenan para el galardón, Iker Casillas y Cristiano Ronaldo, que a su juicio son igual de meritorios.

"En mi opinión sería justo que hubiese un Balón de Oro para un portero, un defensa, un centrocampista y un delantero", sentenció Ramos.

El Real Madrid jugará el segundo partido de su gira veraniega por Estados Unidos el domingo en el Sam Boyd Stadium de Las Vegas a partir de las 20.00 hora local (04.00 GMT del lunes).

El jueves el conjunto blanco derrotó en Los Ángeles al equipo local L.A. Galaxy, donde milita David Beckham, por 1-5.