La estadounidense Serena Williams se mostró eufórica tras la conquista de la medalla de oro en Londres 2012 que la convierte, junto a la alemana Steffi Graf, que lo ganó en un mismo año, en la única jugadora en unir el torneo olímpico a los cuatro grandes, lo que la permite, según dijo, "ir ya a Disneyworld".

Cuando se le preguntó a la campeona olímpica lo que suponía para ella el Golden Slam dijo: "He ganado todo. Ahora puedo ir a Disneyworld", indicó.

Serena reconoció que no pensaba "que estaría tan feliz, tan entusiasmada" y subrayó que a pesar de la contundente victoria frente a Sharapova, no se siente invencible. "No me siento nada invencible. No me siento nada. Me siento bien con mi juego y he practicado muy duro y ya era hora de este éxito".

"No creo que fuera culpa de Sharapova. Yo jugué muy bien. Ella luchó muy duro. Me encanta eso de ella", reconoció la estadounidense, que realzó el valor de su premio olímpico.

"Es simplemente diferente. Uno juega por sí mismo. Es increíble ganar Wimbledon. Creo que la mejor sensación del mundo. Ahora bien, no creo que ganar el oro sea mejor que ganar Wimbledon, pero ves lo feliz que estoy", destacó con la medalla en el cuello.

Serena reconoció que jugó ante Sharapova su mejor partido. "No, nunca he jugado mejor. Jugar contra alguien como María te exige jugar así. Yo sabía que, por lo que era no tenía nada que perder. Ganó el Abierto de Francia, no pierde nunca este año. Está jugando el final de todo, así que sabía que iba a ser difícil".

"No esperaba ganar el oro en individuales. Estaba tan feliz con mis dobles (Sydney 2000 y Pekín 2008). Y ahora lo tengo todo, ¿Dónde puedo ir desde aquí?", concluyó.