El destino más reciente de la exploración científica en Marte es un enorme cráter, cerca del ecuador marciano, con una característica extraña: una montaña que se eleva desde el suelo del cráter.

¿Cómo llegó hasta allí?

El cráter Gale surgió por el impacto de un meteorito hace más de 3.000 millones de años. Los científicos creen que con el paso del tiempo, los sedimentos llenaron el cráter de más de 150 kilómetros (96 millas) de ancho y los vientos esculpieron la montaña de casi 5 kilómetros (3 millas) de altura, llamado el Monte Sharp.

Las pilas de capas de roca del Monte Sharp se pueden leer como las páginas de un libro. Los depósitos más antiguos se encuentran en la base y a medida que se avanza hacia la cima está el material más reciente, lo que ofrece un registro de la historia de Marte a través del tiempo.

Imágenes desde el espacio revelan señales de agua en las capas inferiores de la montaña, como pliegos minerales de arcillas y sales de sulfato, que se forman en presencia de agua. La vida como la conocemos necesita algo más que agua: también necesita nutrientes y energía.

Durante su misión de dos años, el Curiosity de la NASA explorará la falda de la montaña en busca de los fundamentos de la vida basados en el carbono.