José Bencosme de León bien podría ser el sucesor de Félix Sánchez.

Pero el joven dominicano de nacimiento, nacionalizado italiano, no pudo competir por la República Dominicana en los Juegos Olímpicos de Londres.

Y no por falta de ganas.

En su lugar, viste la camiseta de Italia, con la que fue eliminado el sábado en las semifinales de los 400 metros con vallas tras clasificarse quinto en su serie con un tiempo de 50.07.

Nadie en el país caribeño había reparado en su potencial.

"A toda la gente le gusta competir para su propia tierra y en mi corazón y mi cabeza me siento dominicano", explicó Bencosme en un español con marcado acento italiano. "Estuve esperando hasta el último momento, pero la federación dominicana no se dejaba sentir y tenía que tomar una decisión".

Bencosme, de 20 años, nació en Barranca, provincia de La Vega, y vivió en el país caribeño con su abuela hasta los 11 años. Su madre vive en Italia, cerca de Torino, y cuando pudo hacerse cargo de su hijo se lo llevó a Europa.

Pronto comenzó a interesarse por el atletismo. En los mundiales juveniles de 2009, que se celebraron en Italia, su entrenador creyó que estaba listo para participar porque tenía la mejor marca del mundo para su edad.

Estuvo esperando una llamada hasta el último momento, pero nadie en Dominicana se puso en contacto con él.

"Queríamos competir, porque tenía la mejor marca del mundo en ese momento", relató. "Pero la federación no se dejaba sentir y elegí Italia".

Recientemente, ganó el preolímpico italiano de la distancia con autoridad y sacó billete a Londres.

El propio ministro de Deportes dominicano, Felipe Payano, quien estaba en el Estadio Olímpico para seguir la actuación de Sánchez en su serie, admitió no conocer el caso.

"No conocía el caso", dijo Payano. "Pero desde luego, aunque esté representando a Italia, nos sentimos muy orgullosos".

Bencosme no oculta sus ganas de vestir un día la misma camiseta que su ídolo Sánchez. No es fácil, pero tampoco imposible.

A diferencia de otros deportes como el fútbol, los atletas sí pueden representar a dos países diferentes. Un caso reciente bastante conocido fue el de la velocista Merlene Ottey, que siempre compitió por su país de origen Jamaica, pero en el ocaso de su carrera lo hizo por Eslovenia.

El dominicano ya se ha estado informando, pero, según dijo, la reglamentación para cambiar de país le exige un parón de cuatro años sin competir.

Una situación bastante complicada para un atleta en plena progresión.

"No es imposible, se puede hacer. Pero hay que estar consciente que por cuatro años no se va hacer nada", aseguró. "Hay que pensarlo y ver bien".