El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reiteró hoy que buscan suscribir con la Unión Europea (UE) un tratado comercial y no un Tratado de Libre Comercio y apuntó que en el proceso hay "líneas rojas" que no se rebasarán.

"La voluntad política es firmar un tratado con la Unión Europea, pero no vamos a firmar cualquier cosa, no vamos a firmar un TLC. Vamos a firmar un tratado comercial que verdaderamente beneficie a nuestro país y, obviamente, que beneficie también a Europa", dijo Correa.

El jefe de Estado indicó en su informe semanal de labores, grabado ayer pero transmitido hoy, que uno de los principales problemas era que querían que en compras públicas participe cualquier empresa europea en condición de nacional.

"Para nosotros compras públicas es un poderoso instrumento de desarrollo que ha dado mucho éxito. Gran parte del dinamismo de la economía, de la generación de empleo es porque privilegiamos la producción nacional, entonces son líneas rojas que no vamos a permitir que se traspase", subrayó.

Ecuador busca "un tratado con la Unión Europea, pero no a cualquier costo, respetando las líneas rojas" que impone la Constitución del país, el sentido común u la técnica económica, dijo el gobernante al relatar una reunión que mantuvo con empresarios.

El pasado 30 de mayo, el ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, señaló que el diálogo con la UE sobre la posible reanudación de la negociación de un acuerdo comercial está "un poco detenido".

"Los últimos resultados no fueron muy satisfactorios, no nos generan mucho optimismo", dijo entonces el canciller a periodistas al apuntar que con equipos técnicos preparan "escenarios posibles" al presidente de Ecuador para que tome la decisión final sobre el tema.

El pasado 18 de mayo, la Cancillería señaló en un comunicado que posiciones divergentes respecto a los capítulos de compras públicas y servicios han llevado a las conversaciones entre Ecuador y la UE a un límite que debe ser evaluado.

Ello después de que a principios de mes una delegación ecuatoriana, encabezada por Patiño acudiera a Bruselas a dialogar con representantes de la UE sobre la posible reanudación de las negociaciones para establecer un acuerdo comercial bilateral.