Un incremento en las contrataciones el mes pasado recibió una buena bienvenida en Wall Street este viernes.

El promedio industrial del Dow Jones subió 217,29 puntos para cerrar en 13.096,17, lo que puso fin a cuatro días consecutivos de pérdidas. Fue el mejor día para el Dow desde el 29 de junio.

Los mercados han ido a la baja toda la semana luego de que los bancos centrales en Estados Unidos y Europa no tomaron nuevas medidas para apoyar la economía, lo que esperaban los inversionistas.

Los reportes de empleo del Departamento del Trabajo son seguidos muy de cerca y le dan a los inversionistas seguridad de que la economía estadounidense puede ir mejorando por sí sola. El mercado laboral estadounidense agregó en julio 165.000 empleos, mucho más de los 100.000 que esperaban los economistas. Con todo, el desempleo aumentó al 8,3% del 8,2%.

La economía agregó unos 70.000 empleos mensuales en el segundo trimestre, frente a 226.000 en el primero.

"Es un paso al frente", dijo el analista Joe Bell, de la firma Schaeffer's Investment Research. "Empero, quisiéramos ver una mejora continua en el mercado laboral en los próximos meses".

Asimismo, había también algo que celebrar en el sector de servicios, el cual emplea al 90% de los estadounidenses.

El Institute For Supply Management (Instituto de Gerentes de Abastecimiento) dijo que el sector de los servicios estadounidense creció a buen ritmo en julio, con una puntuación de 52,6, frente al 52,1 en junio. Toda lectura superior a 50 puntos indica que el negocio crece en el sector de los servicios.

Las nuevas noticias económicas causaron que los inversionistas se deshicieran de los activos de bajo riesgo como la deuda gubernamental de Estados Unidos. La venta provocó caída en los precios y un incremento en los rendimientos. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años, de referencia, era del 1,57% frente al 1,48% del jueves.

Los precios del crudo también subieron con el optimismo de los inversionistas respecto de la economía. El crudo de referencia subió 4,27 dólares a 91,21 dólares el barril en la bolsa de materias primas de Nueva York.

El índice Standard & Poor's 500 aumentó 25,99 puntos a 1.390,99 y el índice compuesto Nasdaq agregó 58,13 puntos a 2.967,90.

Por su parte, los mercados europeos cerraron al alza. El británico FTSE 100 cerró 2,2% por arriba a 5.787,28, mientras que el alemán DAX sumó 3,9% a 6.865,66. El francés CAC 40 subió 4,4% para cerrar en 3.374,19.

Mas temprano, los índices asiáticos cerraron a la baja luego de que los corredores recibieron las noticias del Banco Central Europeo.

El Nikkei 225 japonés finalizó 1,1% por abajo a 8.555,11, y el Hang Seng de Hong Kong perdió 0,2% a 19.652,50.

El australiano S&P/ASX 200 se redujo 1,1% a 4.221,50, y Kospi surcoreano cayó 1,1% a 1.848,68. El índice compuesto de Shanghai ganó 1% a 2.132,80.