El vocalista de la banda estadounidense de heavy metal Lamb of God fue liberado de una prisión en Praga tras pagar una fianza de 400.000 dólares mientras la policía lo investiga por supuestamente haber provocado la muerte de uno de sus admiradores por un accidente en uno de sus conciertos, informaron autoridades el viernes.

"Me siento aliviado por estar fuera de la prisión de Pankrac", dijo el viernes Randy Blythe a la televisora privada checa Nova en el aeropuerto internacional de Praga. "No fue malo pero la verdad no fue divertido".

Blythe, de 41 años, fue arrestado el 27 de junio cuando regresó a República Checa para otro concierto sin saber que era investigado por las lesiones que llevaron a la muerte de un admirador tras una presentación de la banda en Praga en 2010, dijo su abogado Martin Radvan.

La policía cree que durante el primer concierto el admirador trepó al escenario y Blythe lo empujó fuera del escenario; la cabeza del hombre se golpeó contra el piso y después murió a causa de las heridas, dijo el abogado.

Blythe dijo a Nova que era "muy trágico" que el joven hubiese muerto.

"Me siento muy mal porque uno de los admiradores de mi banda está muerto y su familia tuvo que pasar por eso. Es terrible, me siento muy mal por ellos", indicó.

Blythe, a quien no le han imputado cargos, dijo que ignoraba lo que le ocurrió al admirador en el club Abaton de Praga y que le sorprendió que lo arrestaran cuando regresó a República Checa para un concierto programado para el 28 de junio de este año, agregó Radvan.

"Todavía no sabemos si la muerte fue causada por nuestro cliente o de otra manera", dijo el abogado quien agregó que es poco probable que la investigación de la policía concluya antes de finales de año.

Blythe fue liberado el jueves cuando la corte municipal de Praga respaldó un fallo de una corte menor en el que se rechazaba la solicitud de los fiscales para mantener al músico bajo custodia, dijo Martina Lhotakova, vocera de la corte municipal. Los fiscales afirmaban que Blythe podría salir del país y nunca regresar.

Blythe dijo a los medios el viernes que si le piden que regrese, lo hará.

"Si es necesario que vuelva a Praga para ir a la corte, seguramente lo haré", agregó.