Las autoridades filipinas recogieron el viernes los cadáveres de otras 13 personas que murieron ahogadas, aumentando la cifra a 39 muertos a causa del tifón Saola.

El administrador de la Oficina de Defensa Civil Benito Ramos dijo que dos cadáveres fueron recogidos el viernes de la Bahía de Manila.

Los restos de otras once personas fueron hallados el jueves por la noche en varios puntos del país. Varias de las víctimas eran niños, entre ellos un bebe de 6 meses.

El tifón provocó lluvias torrenciales que castigaron a las Filipinas desde principios de esta semana. El miércoles se desplazó hacia Taiwan, donde dejó por lo menos a dos muertos y otros dos desaparecidos.

Poco después se debilitó a una tormenta tropical y se desplazó hacia China, donde ha llegado aproximadamente al mediodía del viernes.