El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, dijo el viernes que solamente considerará pedir ayuda financiera para el país una vez que el Banco Central Europeo anuncie sus planes de compra de bonos soberanos, el comentario más próximo a admitir que estudia un pedido de ayuda tras meses de negativas.

Mientras tanto, en un intento por reforzar la confianza en las finanzas públicas de su país, el gobierno de Rajoy dijo el viernes que había aumentado sus planes de ahorro en los próximos tres años en un 57%, por un total de 102.100 millones de euros (125.000 millones de dólares) hasta 2014.

"No he tomado aún una decisión" sobre el rescate", dijo Rajoy en una conferencia de prensa tras la reunión del consejo de ministros. "Quiero saber cuáles son las medidas no convencionales propuestas por el BCE. No sabemos lo que ha sido propuesto", agregó.

El presidente del gobierno habló al día siguiente que el BCE advirtiera que sólo ayudará a abaratar el costo del dinero del endeudamiento soberano si el gobierno de ese país solicita ayuda de los fondos de rescate establecidos por los 17 países de la eurozona.

Los costos de endeudamiento de España son altos debido a la preocupación por la capacidad del país para cubrir las enormes pérdidas en su sector bancario y las grandes deudas de los gobiernos regionales.

En momentos en que sigue incierto el papel del BCE en ayudar a España, el gobierno dijo el viernes que había presentado a la Comisión Europea un plan de reducción de gastos presupuestarios y aumentos fiscales hasta 2014.

Una declaración en la ciberpágina de Rajoy dijo el viernes por la tarde que el "ajuste" ahorrará 13.100 millones de euros (16.000 millones de dólares) este año, 39.000 millones de euros (47.800 millones de dólares) en 2013 y 50.100 millones de euros (61.400 millones de dólares) en 2014.

El total es un 57% mayor que el pronóstico anterior y las comunidades autonómicas españolas deberán contribuir a ese ahorro, advirtió el gobierno.

La declaración dijo además que la economía española crecerá un 1,2% en 2014 y para entonces es posible que comience a crear empleo.

La preocupación por las finanzas de España sigue siendo intensa y ello fue evidente en los mercados financieros. El rendimiento del bono soberano a 10 años, de referencia, terminó la jornada en 6,82%, muy por debajo del jueves, pero en un nivel peligrosamente elevado. Una tasa superior al 7% es insostenible a mediano y largo plazo.

El interés había bajado al 6,5% la semana pasada, después que el presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que el banco adoptaría medidas para aliviar el costo de endeudamiento. Alemania, en comparación, representa un riesgo de impago mucho menor para quienes invierten en sus bonos. Su título a 10 años paga 1,33%.

Rajoy dijo además a los reporteros que envió una carta al presidente del Consejo Central Europeo Herman Van Rompuy y al Comisionado de la Unión Europea, José Manuel Durao Barroso, pidiéndoles que sean aprobadas en diciembre las propuestas recientes para incrementar la unión bancaria en la UE.

"Si queremos realmente hablar de un proyecto político, un proyecto para la cohabitación de millones de ciudadanos, diferencias en la financiación de este calibre, eso no ocurre en ninguna zona de divisas del mundo", dijo Rajoy a los periodistas.

"Es imposible, así que es importante que este asunto sea resuelto".

Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre ya han recibido paquetes de rescate internacionales, pero un paquete similar para España sería sumamente costoso para el bloque, pues el país es la cuarta economía más grande en la zona del euro.

Sin embargo, algunos analistas creen que es sólo cuestión de tiempo.

"Parece bastante claro que por fin vamos a necesitar algún tipo de ayuda", dijo Tomás Gallo, director de ATL Capital Investment Company, en Madrid.

"El tira y afloja consiste en que nosotros queremos que se nos dé sin pedirlo específicamente y aquellos que nos lo darán quieren que nosotros lo pidamos primero, para que nosotros nos comprometamos a seguir algunas de las medidas, un compromiso que aún no hemos asumido, pero esto va a suceder, al final", dijo.

___

Alicia López en Madrid y Barry Hatton en Lisboa contribuyeron a este despacho.