El virtual candidato presidencial republicano, Mitt Romney, culpó hoy a lo que denominó "fracasadas" políticas del presidente de EE.UU., Barack Obama, del aumento de la tasa de desempleo en julio, que subió al 8,3 % pese a que se crearon más empleos nuevos de lo que se esperaba.

"Estas cifras no son solamente estadísticas. Son personas reales, sufriendo realmente y afrontando tiempos difíciles", dijo Romney en un mitin en Las Vegas, en Nevada, un estado que tiene una tasa de desempleo superior a la media nacional.

El aumento de una décima en el índice de desempleo de junio a julio refleja "un extraordinario fracaso de la política (de Obama) y de su liderazgo", sostuvo Romney, que habló en Las Vegas al tiempo que el presidente ofrecía un discurso en la Casa Blanca sobre su plan para extender los recortes impositivos a la clase media.

Los datos de desempleo en Estados Unidos en julio mostraron hoy señales mixtas, con un repunte en la tasa de desempleo contrarrestado por un incremento superior al esperado en la creación de nuevos empleos.

La tasa del 8,3 % es la más alta desde el pasado mes de febrero, una décima por encima del 8,2 % pronosticado por los expertos, y se mantiene ya por encima del 8 % durante más de 42 meses.

Sin embargo, la cifra de creación de nuevos empleos (163.000) en julio fue la mejor desde febrero.

Las políticas de Obama, entre ellas la reforma sanitaria, "llevan a que Estados Unidos no sea tan fuerte como debe ser para nosotros, para nuestros hijos y para el mundo", afirmó Romney.

Antes de su intervención en Nevada, un estado de los considerados clave para ganar las elecciones presidenciales de noviembre, la campaña de Romney anotó en un comunicado que el incremento de la tasa de desempleo en julio "es un nuevo mazazo a las familias de clase media que están luchando".

Romney, que será nominado oficialmente candidato presidencial republicano en la convención de su partido en Tampa (Florida) a finales de agosto, ha centrado buena parte de su campaña en denunciar que Obama no ha sido capaz de encaminar la economía tras la crisis.

Cuando apenas faltan tres meses para las elecciones del 6 de noviembre, el desempleo y en general la situación económica son la mayor preocupación de los votantes.