La puertorriqueña Melissa Mojica llegó a los Juegos Olímpicos con la esperanza de codearse entre los primeros lugares, después de su brillante paso por los Panamericanos de 2011, pero tropezó el viernes con la rusa Elena Ivashchenko y vio desvanecerse su ilusión en el judo.

"Quería ganar la pelea, trabajé, di el máximo, sacrifiqué mucho tiempo para poder ganar", manifestó Mojica, de 28 años, hablando con dificultad por la emoción que la embargaba.

La judoca puertorriqueña, quien combate en la categoría de más de 78 kilos, cayó frente a Ivashchenko en dos minutos y 25 segundos de combate por ippon.

Previamente, Mojica había protagonizado una de las luchas más esperadas de la jornada, cuando enfrentó a la saudí Wojdan Shaherkani, a quien derrotó por ippon en poco más de un minuto de duelo.

Shaherkani fue la primera mujer de Arabia Saudí que compite en unos Juegos Olímpicos y lo hizo utilizando una hijab, la prenda utilizada por algunas mujeres musulmanas para cubrirse la cabeza por razones religiosas.

Mojica defendió el derecho de la saudí de vestir la prenda, señalando que "no hay ningún problema con el hijab, eso no interfiere con el judo. Todo el mundo tiene derecho de practicar su religión".

Pese a la derrota, el entrenador de Mojica, José Pérez, dijo sentirse orgulloso por el desempeño de su pupila.

"Sabíamos que sería una pelea dura para nosotros (contra la rusa), pero estamos orgullosos. Sabemos que dimos el máximo, nos vamos contentos por Melissa", sostuvo Pérez, quien además es presidente de la Federación de Judo de Puerto Rico.

Mojica ostenta medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, tras disputar la final frente a la cubana Idalys Ortiz.