Una fractura en el tobillo derecho a principios de año afectó la preparación y el desempeño de la pesista chilena María Valdés París, que expresó decepción el viernes por su desempeño en la categoría de 75 kilos en los Juegos Olímpicos.

"Después de la lesión perdí la confianza en mí misma y estoy muy triste con lo que ha pasado aquí hoy", comentó la chilena de 20 años.

Valdés relató que en enero sufrió una fractura y las molestias aún acarrea perjudicaron sus entrenamientos y su actuación del viernes en el ExCel, donde se quedó muy lejos de sus expectativas.

"Yo tenía planes de levantar 105 kilos en arranque y 135 kilos en envión. No me siento contenta con lo que he hecho hoy", dijo la joven de ojos verdes, pero que estaban nublados por las lágrimas.

Valdés levantó 96 kilos en arranque y luego falló en dos intentos consecutivos con 100 kilos. En la modalidad de envión, levantó 120 kilos en su primer intento y 127 kilos en su segundo, pero no pudo en un tercero de 131 para terminar con un total de 223, que la colocaron como la tercera del Grupo B.

"Realmente no sé qué pasó, me desconcentré. Me fue bien en el primer intento (en arranque) y luego todo se vino abajo, me desconcentré porque me hablaron demasiado y luego no estaba bien más", comentó, haciendo alusión a diferencias de criterio con uno de sus entrenadores que no quiso identificar.

Medallista de plata en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, Valdés reconoce que sus fallos son resultado de una serie de errores que ha venido cometiendo en su carrera.

"Estoy cometiendo los mismos errores una y otra vez y eso me está matando. Hoy sentí la espalda rara cuando estaba haciendo los movimientos, no sé, de verdad que estoy muy mal", dijo.