El panameño Irving Saladino falló el viernes en su intento de defender la histórica medalla olímpica de oro en el salto de longitud que ganó hace cuatro años, al ser eliminado por faltas en la ronda clasificatoria en Londres.

Saladino naufragó temprano en su esfuerzo por alcanzar la final de la modalidad, que se disputa el sábado. Sus tres brincos fueron anulados por faltas.

El "Canguro", como se le apoda popularmente, se convirtió en un héroe para Panamá al adjudicarse el oro en Beijing, la única presea de ese metal para la nación centroamericana en su historia olímpica. Un año antes, el saltador había ganado el oro mundial.

Pero desde su consagración en China, Saladino fracasó en los mundiales de Berlín 2009 y Daegu 2011.

Los errores han sido una constante para el atleta de 29 años. En Berlín, tres saltos nulos lo dejaron fuera del podio, y en Daegu ni siquiera avanzó a la final.

"Venía a hacer un esfuerzo por el país", dijo el panameño con buen ánimo y abierto a responder a la prensa a pesar de otro mayúsculo traspié. "Hasta hoy soy el campeón olímpico. Ya le toca a otra persona. Esperemos para Río de Janeiro en cuatro años".

El panameño llegó a Londres en medio de dudas debido a sus malos resultados en los dos últimos mundiales y a una operación en su rodilla izquierda que se practicó en enero. Estuvo cuatro meses fuera de los entrenamientos a causa de esa cirugía.

Pero su entrenador Florencio Aguilar había dicho en una entrevista a The Associated Press en Panamá que el mayor desafío de su pupilo en Londres no era la rodilla, sino que el panameño pudiese tener la concentración necesaria durante la prueba.

De hecho, Saladino aseguró que la rodilla no le molestó.

Aguilar consideraba que los errores de Saladino en los mundiales se debieron más que todo a un problema psicológico.

Durante la prueba en Londres, se vio a Saladino hacer consultas seguidas a Aguilar, al que se le escuchó decir "por poquito lo logras".

La AP le preguntó a Saladino cuál fue el motivo principal por el cual no pudo hacer un buen salto.

Respondió que ha cambiado su forma de correr y que ahora tiene más velocidad, lo que provoca al parecer que se pase de la tabla.

"Venía practicando muy bien en la carrera, pero como pueden ver aquí adentro (en el estadio) hay un remolino y eso en verdad me ha afectado bastante", señaló. "Bueno no hay excusas. Ya fueron tres nulos. Me voy a casa a seguir mi preparación para este año, creo que tengo mucho por dar".

"Mis saltos de hoy eran bastante largos, lastimosamente tuve pequeñas faltas", agregó. "Mi entrenador me dijo que regalara un poco de tabla, pero hay un huracán adentro".

"Daba unos 90 centímetros atrás y cuando iba (en carrera) llegaba muy encima de la tabla y me tocaba saltar, no podía parar", subrayó.

Pero más que sentirse frustrado por la eliminación, Saladino puso buena cara y prometió seguir compitiendo en lo que resta este año de la Liga Diamante.

"Esa es la satisfacción que yo me llevo ahorita; puedo decir que puedo continuar la temporada. Aún me quedan tres competencias. Como se dice 'no puedo ser el campeón olímpico, pero puedo ir por una marca en el mundo, que es importante".

___

Juan Zamorano está en Twitter como http://twitter.com/Juan_ZamoranoAP