Las autoridades de una ciudad argentina aplicarán multas de hasta 10.000 pesos (2.174 dólares) a los padres de chicos menores de 18 años que hayan consumido alcohol en discotecas de ese distrito, informaron hoy medios locales.

Así lo dispone una nueva ordenanza de la Legislatura de la ciudad de Villa María, en la provincia de Córdoba (unos kilómetros al norte de Buenos Aires), que también alcanza a los organizadores de eventos y dueños de locales, a los que se les puede llegar a clausurar la discoteca.

El legislador peronista Rafael Sachetto explicó a periodistas que cuando los inspectores municipales detecten un menor consumiendo alcohol, se le retirará la bebida, se labrará un acta y un juez determinará luego si la responsabilidad es de la discoteca, de los padres o de ambos.

La ordenanza, aprobada por unanimidad, prohíbe además el ingreso a locales bailables y bares de menores de 18 años en vísperas de clases con el fin de evitar el ausentismo escolar.