El máximo artillero del torneo se topará con una defensa que no ha permitido goles cuando la Senegal de Moussa Konate enfrente el sábado a México por el pase a las semifinales del fútbol olímpico.

México encara con todas las ansias de triunfo el compromiso en el mítico estadio de Wembley, porque sabe que, de conseguirlo, se colocará por segunda vez en las semifinales y quedaría a las puertas de alcanzar su primera medalla en este certamen. La mejor presentación de los mexicanos fue el cuarto lugar que consiguieron como anfitriones en las olimpiadas de 1968.

El alegre y bisoño Senegal disputa sus primeros Juegos Olímpicos, pero ya dejó su sello en la competencia, al empatarle a Gran Bretaña 1-1 y ganarle luego a Uruguay por 2-0 en la ronda inicial.

Su vistoso y arrollador juego ha encandilado, pero su mayor magia está en el atacante Konate, un chico de 19 años que fue el máximo artillero en la primera ronda con cuatro goles y el verdugo de los uruguayos al marcarles un doblete.

El delantero del club israelí Maccabi Tel Aviv pregonó tras la clasificación que quiere extender su racha goleadora en Londres.

"Es lo más bonito que me ha pasado en mi vida y quiero seguir ayudando con goles", dijo el juvenil senegalés. "Me ha gustado el respaldo de la gente, especialmente en el Wembley", durante la victoria sobre los uruguayos.

México sabe que lidiará con un hueso duro de roer y con el vertiginoso Konate.

"Es contundente, tiene fuerza y es rápido", advirtió el volante de contención mexicano Carlos Salcido. Pero "él es sólo un integrante de una selección de las que más ha llamado la atención".

"Son muy veloces y no hay que confiarse", dijo el viernes el técnico de México, Luis Fernando Tena, sobre el rival. "Ya demostraron ser la sorpresa del torneo".

El punto más fuerte mostrado por México hasta el momento es su retaguardia. En sus tres primeros choques, en que empató uno y ganó los otros dos, su defensa no encajó un gol, al igual que la zaga japonesa.

"Eso habla muy bien del trabajo defensivo", expresó Tena, al tiempo en que resaltó el desgaste que han realizado los delanteros al marcar la salida del rival.

Tena informó que el defensor Néstor Vidrio y el volante de contención Héctor Herrera ya se recuperaron de lesiones y están listos para jugar el sábado. Vidrio fue reemplazado por Israel Jiménez a los 46 minutos del partido que México le ganó a Suiza 1-0 el miércoles tras recibir un golpe en un tobillo. Herrera no pudo jugar ese encuentro también por una lesión en el mismo sector y lo sustituyó Jorge Enríquez.

Tena admite que si bien México ha ido de menos a más y terminó como primero de su zona, le sigue faltando más profundidad en su juego y crear más ocasiones de gol.

Pese a que saben que el rival no es de los que esperan, México tampoco parece dispuesto a especular. Se prevé que Giovani Dos Santos, autor de dos de los tres goles mexicanos en lo que va del torneo, vuelva a salir desde el comienzo para juntarse con el ariete Oribe Peralta en el ataque, apuntalados por Marco Fabián.

México le ganó a Senegal 2-1 en un amistoso disputado en Estados Unidos el 17 de marzo, pero de ese equipo africano sólo están en la alineación en Londres el arquero Ousmane Mane y el zaguero Saliou Ciss.

El ganador del sábado se medirá en semifinales con el que triunfe en el choque Japón-Egipto.

___

Juan Zamorano está en Twitter como http://twitter.com/Juan_ZamoranoAP