La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, lamentó hoy "profundamente" la decisión del Enviado Especial de Naciones Unidas y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, de no renovar su mandato, que expira el 31 de agosto de 2012.

Para Ashton, la renuncia de Annan refleja "la incapacidad del Consejo de Seguridad de la ONU para alcanzar una resolución" que hubiera ayudado al cumplimiento de su plan de paz de seis puntos, según dijo en una nota.

La alta representante europea afirmó que siempre ha apoyado los "incansables esfuerzos" de Annan para lograr una solución pacífica a la crisis siria.

"Hemos mantenido una excelente y estrecha colaboración, y en nombre de toda la UE, aprecio enormemente sus esfuerzos", destacó Ashton.

Los Veintisiete "seguirán apoyando los trabajos" de la ONU y de la Liga árabe, añadió, y subrayó la importancia de que se nombre "con celeridad" a un sucesor de Annan, con objeto de "continuar con su tarea para lograr una transición política pacífica en Siria".

Ashton reafirmó el compromiso de la UE para lograr "que los sirios realicen sus aspiraciones democráticas" y para "devolver la estabilidad" a este país.

El diplomático ghanés Kofi Annan presentó este jueves su renuncia a renovar su cargo como enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, informó el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Annan culpó del fracaso de su misión a las divisiones en la comunidad internacional y sobre todo en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU en torno a Siria.

Rusia y China vetaron en el Consejo de Seguridad en tres ocasiones resoluciones de condena al régimen sirio de Bachar al Asad.