La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, lamentó hoy las ejecuciones de dos reos condenados a muerte en Japón y pidió a Tokio que abandone la pena capital.

En un comunicado, Ashton subrayó que la "UE y Japón son socios cercanos y con ideas similares", por lo que confió en que el país asiático "se una a la comunidad de países que han abolido la pena de muerte".

"La Unión Europea se opone al castigo capital en todos los casos y sin excepción y ha pedido repetidamente su abolición", señala la nota, que recuerda que para los Veintisiete la pena de muerte es "cruel" e "inhumana".

"Su abolición es esencial para proteger la dignidad humana", insiste.

Bruselas ya criticó a Japón en marzo por retomar las ejecuciones tras un parón de casi dos años.

Desde entonces, las autoridades niponas han ajusticiado este año a cinco reos.