La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró hoy que está bajo control el brote de ébola declarado a finales de junio en Uganda, que hasta la fecha se ha cobrado la vida de 16 personas.

El representante de la OMS en Uganda, Joaquim Saweka, dijo en una rueda de prensa que el brote está bajo control y que "la estructura que se ha establecido en Uganda es más que adecuada", al tiempo que informó de que se están trasladando al país más expertos para tratar de ayudar.

El anuncio se produce pese a que la ministra de Sanidad, Christine Ondoa, confirmara que se han admitido nuevos pacientes contagiados de ébola en la Unidad de Aislamiento del Hospital de Kagadi, en el distrito de Kibale, en el oeste de Uganda.

Desde el inicio del brote, unas 53 personas han sido diagnosticadas, mientras que el número de personas que están siendo controladas ha ascendido en pocos días de 176 a 321, de las cuales 253 son "vigiladas muy de cerca", según dijo Ondoa a los medios en Kampala.

El Gobierno de Uganda ha establecido un Grupo de Trabajo Nacional y un Comité Interministerial para coordinar los esfuerzos para combatir el mal.

El representante de la OMS declaró hoy que tras la fuerte intervención del Gobierno de Uganda, del Centro de Control de Enfermedades y de Médicos Sin Fronteras (MSF), no será necesario emitir una advertencia de no viajar al país.

Por otra parte, el ministro de Información, Karoro Okurut, aseguró que el Gobierno está "comprometido a informar rigurosamente y a tiempo" sobre el brote.

Este es el cuarto brote de ébola en Uganda en lo que va de siglo, el más grave de los cuales se produjo en 2000, cuando murieron 170 personas incluido el director del hospital de Lachor, el doctor Mathew Lukwiya, que contrajo la enfermedad por contagio de sus pacientes.

En 2007, en otro brote en el distrito occidental de Bundibugyo, fallecieron al menos 37 de las 149 personas supuestamente infectadas.

El ébola es una fiebre hemorrágica que se trasmite por contacto directo con el infectado y puede contagiarse a través de la sangre, fluidos corporales o simplemente al usar ropa de una persona enferma.