La ganadería cubana decreció un 11,6 por ciento entre enero y marzo de este año respecto a igual trimestre de 2011, con perjuicios en áreas como el sacrificio de ganado y la producción de leche.

Un informe divulgado hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) indica que las entregas a sacrificio de ganado vacuno y porcino cayeron en 1,0 y 7,0 miles de toneladas, respectivamente, en comparación con el año pasado.

Por su parte, la producción de leche de vaca cerró el trimestre con 85,2 millones de litros, unos 7,8 millones menos que en 2011.

La ganadería es uno de los renglones a desarrollar dentro de las directrices agrícolas del plan de ajustes económicos que impulsa el Gobierno de Raúl Castro, y es la principal actividad a la que actualmente se dedican las tierras en usufructo de la isla.

Según datos oficiales, más del 50 por ciento de los usufructuarios cubanos trabajan la ganadería en las tierras ociosas que desde 2010 el Gobierno incluyó en ese régimen para reanimar la agricultura y aumentar la producción de alimentos, un asunto que Cuba considera de "seguridad nacional".

Esa actividad es asimismo uno de los sectores más sujetos a delitos económicos en la isla, donde la red de casos de corrupción, ilegalidades y descontrol sobre el ganado llevó al Gobierno a iniciar en 2011 una operación nacional contra esos hechos en la que participa el Ministerio del Interior y la Fiscalía General.