Dos saltos le bastaron a la colombiana Caterine Ibargüen para avanzar el viernes a la final del salto triple de los Juegos Olímpicos.

Ibargüen quedó entre las 12 finalistas con el cuarto mejor salto, 14,42 metros. Obtuvo la marca en su segundo intento.

"Se logró el objetivo que era llegar a la final", expresó la atleta oriunda de la ciudad Apartadó.

"Espero el domingo dar lo mejor de mí, un salto grande", agregó la deportista, de 28 años.

La clasificación de la colombiana estaba en el libreto. Arribó a Londres con el segundo mejor brinco de la temporada, un 14,95 logrado el 28 de abril en Medellín.

También viene de ganar el bronce en el Mundial de Daegu del año pasado.

La mejor de la ronda clasificatoria fue Olga Rypayova, con un brinco de 14,79.

"Es sólo la ronda preliminar y la meta era entrar a la final del domingo", subrayó la colombiana, con una sonrisa.

"Sentí una molestia en una de las piernas", señaló. Pero "se cumplió el primer objetivo".