International Airlines Group (IAG), sociedad resultante de la fusión entre Iberia y British Airways (BA), perdió 251 millones de euros en el primer semestre de 2012, tras ganar 88 millones de euros en el mismo periodo de 2011, por el encarecimiento del combustible y las pérdidas de Iberia.

En un comunicado remitido hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), IAG destaca que mientras BA obtuvo un beneficio de las operaciones, después de partidas extraordinarias, de 13 millones de euros hasta junio, Iberia registró una pérdida de las operaciones de 263 millones de euros.

Los costes de combustible aumentaron un 25 % hasta alcanzar los 2.973 millones de euros.