El presidente Sebastián Piñera anunció el viernes una serie de medidas económicas, sociales y de seguridad en la región indígena de la Araucanía ante el recrudecimiento de hechos de violencia.

El mandatario informó que tomó la decisión de "fortalecer y potenciar aún más" el plan Araucanía impulsado por el gobierno el año pasado reforzando el crecimiento y la creación de empleos. También anunció la construcción de nuevos hospitales y escuelas y la creación de aulas móviles para reforzar la educación básica y media de la población mapuche. A su vez se aumentarán de 17.000 a 18.000 las becas estudiantiles.

En las últimas semanas encapuchados han atacado varias haciendas y quemado viviendas y vehículos en lugares reivindicados como terrenos mapuches mientras la policía ha reprimido algunas protestas y ha vuelto a ser acusada de violencia desmedida incluso contra niños indígenas. Organizaciones humanitarias, entre ellas el Instituto Nacional de Derechos Humanos, han cuestionado el accionar policial.

Los mapuches reivindican la propiedad de las tierras de la zona, que fueron entregadas a particulares en el siglo XIX como parte de la colonización de la región entonces poblada mayoritariamente por mapuches.

La semana pasada el gobierno lanzó otro paquete de medidas para reforzar la seguridad en la región, poblada por una gran cantidad de empobrecidos mapuches.