Se habló de que al deporte cubano le esperaba unos mediocres Juegos Olímpicos, con una delegación menor a la de la anterior edición en Beijing, en la que los caribeños tuvieron un desempeño decepcionante.

Bueno, los pronósticos agoreros no se están haciendo realidad en Londres.

Los cubanos se adjudicaron el viernes sus dos primeras medallas de oro en la capital británica — en judo y tiro — y de un plumazo igualaron la cosecha dorada de hace cuatro años en China.

Para una país que por primera vez en más de 40 años no se clasificó en ningún deporte colectivo, el panorama luce alentador al considerar que tiene a siete de sus ocho púgiles aún en carrera en el torneo de boxeo. También tienen varios aspirantes en disciplinas como atletismo y lucha.

"Esto es el apogeo de la gloria para el pueblo cubano, para mi familia y para todos aquellos que ayudaron a conseguir esta medalla", dijo Leuris Pupo tras llevarse el título en pistola rápida desde 25 metros, el primer título cubano en tiro en su historia olímpica.

"No me lo creo, no estaba seguro de que ganaría, pero creía que podía", comentó el tirador de 35 años y oriundo de Holguín. "Esto significa mucho para mí, para mi familia y mi esposa, que está embarazada".

La coronación de Pupo no se vislumbraba en la lista de candidatos de Cuba, la gran potencia latinoamericana desde la década de los 70.

De hecho, hasta su momento cumbre en el polígno del Royal Artillery Barracks, Pupo no tenía títulos relevantes en su carrera. Lo más notable había sido un triunfo en un prueba de la Copa Mundial en Buenos Aires disputado hace 14 años.

Pupo, cuyo único triunfo previo fue en un torneo de la Copa Mundial en 1998 en Buenos Aires, logró 34 blancos en la final para vencer por cuatro al indio Vijay Kumar. El chino Ding Feng se apuntó el bronce.

Horas después, en el tatami del ExCel Centre, la judoca Idalys Ortiz — compitiendo con su cabello cubierto con las trenzas de los colores blanco azul y rojo de la bandera nacional — dio la otra alegría al imponerse en la división de más de 78 kilos. Ortiz, de 22 años, ganó en la final por decisión de los jueces a la japonesa Mika Sugimoto, campeona mundial de 2010.

"Yo siempre me dije que mi principal rival era yo misma", dijo Ortiz. Caí en un pool (cuadro) donde la mayoría tenía resultados olímpicos y mundiales, pero hoy me convencí de que me había preparado bien y había hecho las cosas como correspondía. Ahí están los resultados".

Sin completarse la primera mitad de los juegos, Cuba ya cuenta con dos medallas de oro, dos de plata y un bronce.

Es el país latinoamericanos mejor situado en el cuadro general, con Brasil (1-1-4) de escolta. Venezuela (1-0-0), México (0-3-1) y Colombia (0-2-1) son los otros países que asoman en el tablero.

El Cuba-Brasil es el mano a mano regional. En Beijing, los brasileños — que con miras a las olimpiadas que albergarán en 2016 en Río de Janeiro están invertiendo cuantiosos recursos para crecer deportivamente — se adelantaron a los cubanos en la cuenta de oro al llevarse tres.

Uno de esos tres campeones fue César Cielo, pero el nadador no pudo refrendar su título en los 50 metros libre al conformarse con un bronce en una prueba ganada por el francés Florent Manaudou.

Brasil también conquistó un bronce, cortesía de Rafael Silva en judo. Pero su selección femenina de fútbol se despidió en los cuartos de final al perder 2-0 ante Japón.

A la Argentina se le disipó su mayor esperanza de oro cuando el tenista Juan Martín Del Potro sucumbió 3-6, 7-6 (5), 19-17 tras unas épicas cuatro horas y 26 minutos ante el infalible Roger Federer en las semifinales en el césped de Wimbledon.

"No puedo creer el partido que perdí, tengo la mente en blanco", dijo Del Potro, quien el domingo buscará un bronce ante el serbio Novak Djokovic.

Además, el reinado del panameño Irving Saladino en el salto de longitud llegó a su fin al quedar eliminado por tres faltas sucesivas en la ronda preliminar.