El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció hoy la extensión de su actual línea de préstamo a Irak por siete meses, hasta febrero de 2013, para que las autoridades iraquíes dispongan de más tiempo para desarrollar las políticas acordadas con el organismo.

El acuerdo del FMI con Irak, firmado en 2010, contempla un crédito de 3.580 millones de dólares, de los que ya ha desembolsado 1.620 millones de dólares.

"La extensión, realizada a solicitud de las autoridades iraquíes, ofrecerá tiempo para las discusiones sobre políticas fiscales en lo que resta de 2012 y la mejora del funcionamiento del régimen cambiario", explicó el Fondo en una nota de prensa.

Las reformas estructurales incluidas en el programa del FMI en Irak incluyen una mejora de la gestión de los recursos de los hidrocarburos y el desarrollo de un sector financiero que apoye a la iniciativa privada y la creación de empleo en un país inmerso en conflicto después de la invasión de EE.UU. en 2003.

Los plazos del crédito entre Irak y el Fondo ya habían sido ampliados en marzo de 2011 por cinco meses para adaptarse a las necesidades financieras del país.

Previamente, entre diciembre de 2007 y marzo de 2009, Irak contó con un pacto crediticio con el FMI por un valor de 744 millones de dólares, aunque las autoridades lo usaron como un mecanismo de precaución ante posibles emergencias y no llegaron a usar el dinero.