El directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó hoy un acuerdo crediticio de 2.060 millones de dólares para que Jordania se comprometa a reformas económicas, ante sus desafíos fiscales y la situación regional.

El Fondo desembolsará un primer tramo de 385,35 millones de dólares, mientras que el resto se condiciona a los progresos reformistas en un período de 36 meses, con el objetivo de que Ammán persiga la sostenibilidad fiscal a largo plazo.

La directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, recordó que Jordania se enfrenta a "desafíos internos y fiscales vinculados en gran parte a factores externos que afectan a su sector energético", los cuales han incrementado el déficit público.

El FMI señala los repetidos daños en el gasoducto árabe que transita por Siria y Jordania y que han obligado a Ammán a recurrir a onerosas importaciones que han disparado los precios de la generación eléctrica.

"La sostenibilidad fiscal requerirá un compromiso continuado para ajustar e implementar políticas difíciles", indicó Lagarde, que recordó que nuevas políticas energéticas se están explorando junto con el Banco Mundial (BM) para Jordania.