El panameño Irving Saladino, campeón olímpico de longitud en Pekín 2008, no podrá defender mañana su título en Londres, tras quedar fuera de la final sin haber realizado un solo salto válido en tres intentos.

Hace cuatro años, en Pekín, Saladino sentenció la final olímpica con un salto de 8,34 metros y un año antes, en Osaka, había conquistado el título mundial con 8,57, pero fracasó en los dos Mundiales siguientes. En Berlín 2009 hizo tres nulos y en Daegu 2011 ni siquiera fue capaz de llegar a la final.

Persistía, por tanto, la incógnita acerca de su recuperación. Su último registro (8,16 el 20 de julio en Mónaco) apuntaba una cierta progresión, pero en Londres 2012 necesita algo más si quería regresar al podio.

Sin embargo, el concurso empezó torcido para Saladino, que arrancó con un nulo, y cuando cometió su segundo fallo por su mente debió de pasar el recuerdo de la final aciaga de Berlín.

Los peores presagios se confirmaron. Saladino tampoco supo ajustar la batida en su tercer intento y se despide de los Juegos de Londres sin una sola marca válida.