En medio de la presión de legisladores demócratas, funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional reiteraron el viernes que los extranjeros que tengan una larga relación de pareja con un ciudadano estadounidense de su mismo sexo podrían evitar la amenaza de la deportación.

Las parejas gay binacionales son elegibles a consideración dentro de un programa federal que reduce la atención a casos de deportación de baja prioridad y permite a las autoridades dedicar más tiempo a la persecución de delincuentes convictos, dijo Marsha Catron, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional.

Sin embargo, el gobierno del presidente Barack Obama no dará automáticamente carpetazo a los casos de deportación ni tramitará las solicitudes de tarjetas de residencia permanente, conocidas como Green Card, que impliquen a extranjeros casados con estadounidenses del mismo sexo.

Según Catron, su departamento continuará acatando la ley de 1996 que prohíbe al gobierno reconocer las relaciones entre personas del mismo sexo, aun si Seguridad Nacional las considera al evaluar una posible deportación.

En 2011, el gobierno de Obama dijo que consideraba inconstitucional la ley de 1996 y que no defendería más la normativa en tribunales.

La postura de Seguridad Nacional emitida el viernes es consecuente con comentarios que funcionarios de la agencia hicieron en el segundo trimestre de 2011.

La posición se conoció tres días después de que 84 legisladores exigieran a Seguridad Nacional que la presentara por escrito a fin de ayudar a proteger de la deportación a algún integrante extranjero en parejas del mismo sexo.

Defensores de los inmigrantes acogieron los comentarios pero dijeron que todavía es necesaria una política formal.

"Es importante para mí (la postura) porque es expresamente inclusiva de familias lesbianas, gays y personas transgénero", dijo Lavi Soloway, abogado de inmigración que representa a varias parejas homosexuales en procesos de deportación.

Sin embargo, "mientras no esté por escrito no significará mucho para un individuo en (proceso de) deportación", agregó.

También fue del mismo parecer Drew Hammill, portavoz de la representante demócrata Nancy Pelosi, una de las autoras de una carta de esta semana en la que se solicitó al gobierno federal que reconozca los vínculos de las parejas en un memorando o guía de campo.

La postura de Seguridad Nacional fue difundida primero el jueves en el cibersitio noticioso de BuzzFeed.

Las autoridades de Seguridad Nacional no respondieron a preguntas de si emitirían un memorando escrito.

El gobierno federal comenzó en 2011 a revisar los casos de deportación para determinar cuáles serían de máxima prioridad y cuáles podrían recibir carpetazo.

Los abogados del gobierno sopesan diversos factores como los antecedentes penales, vínculos familiares y relaciones con la comunidad de una persona cuando toman sus decisiones.

___

Taxin informó desde el condado de Orange, California.