Fue todo muy rápido. En un parpadeo, la venezolana Giovana Blanco cayó en una llave de la japonesa Mika Sugimoto, perdió su duelo por ippon y vio esfumarse el viernes sus expectativas de medallas en el judo de los Juegos Olímpicos.

Con el rostro cubierto de lágrimas, la venezolana apenas pudo expresar el sentimiento que la dominaba en ese momento después de perder por ippon, el nocaut técnico del judo, en apenas 51 segundos.

"Es un dolor muy grande, uno se prepara cuatro años, fueron cuatro años de entrenamiento muy intenso para estar aquí", dijo la atleta, medalla de oro en judo categoría más de 78 kilos en la Copa Mundial de junio de este año.

La velocidad de la japonesa tomó por sorpresa a la venezolana, al punto que puso fin al combate con menos de un minuto de transcurrido.

"Ella me aplicó la técnica muy rápido, ella es muy rápida", lamentó Blanco, de 29 años, en breves declaraciones para The Associated Press después del combate.

Su derrota se dio en la segunda ronda de la contienda, mientras que Sugimoto enfrentó en cuartos de final a la brasileña Maria Suelen Altheman, a quien también derrotó, y llegó a la semifinal.

Blanco había avanzado automáticamente a la segunda fase de la clasificación, por lo que la derrota ante la japonesa ocurrió en su primer combate.