La Policía norirlandesa (PSNI) evacuó hoy a los residentes y propietarios de más de cien domicilios y negocios en el oeste de Belfast, mientras artificieros del Ejército británico buscan un artefacto explosivo, informaron fuentes oficiales.

Desde este martes, las fuerzas del orden buscan sin éxito un proyectil de mortero supuestamente utilizado en un ataque lanzado la semana pasada contra una patrulla del PSNI en esta zona por presuntos disidentes del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA).

La falta de resultados ha obligado hoy a las autoridades a desalojar viviendas y negocios de la Glen Road, cuyos propietarios podrían tardar días en regresar.

La superintendente de la PSNI Emma Bond, responsable de esta zona de Belfast -tradicional bastión republicano-, señaló hoy que el pasado viernes "nuestros agentes fueron disparados, por lo que se ha iniciado una investigación por intento de asesinato".

"El pasado martes -añadió- un medio de comunicación local informó de que el ataque del pasado viernes fue con pistola y mortero. Obviamente la investigación debe tener ahora en cuenta esta información", agregó.

Según Bond, "existe preocupación" por la posible presencia de un "artefacto que no ha explotado" en las "inmediaciones de Glen Road", motivo por el que se están llevando a cabo "lentos" registros "para minimizar los riesgos sobre la población".

Tres grupos terroristas opuestos al proceso de paz en Irlanda del Norte anunciaron el pasado viernes que han unido sus fuerzas para seguir con la lucha armada y recoger el testigo independentista del IRA.

En un comunicado, la nueva organización terrorista señaló que ha creado una "estructura unificada bajo un solo mando" para completar la misión histórica del "Ejército Republicano Irlandés", la unificación de Irlanda.

La nueva organización advirtió de que aúna fuerzas para aumentar el número de ataques contra las fuerzas de seguridad y otros objetivos o intereses británicos en la región.