Tres de las principales empresas brasileñas de telefonía celular, incluida una filial mexicana, reanudaron las ventas de servicios en varios estados del país una vez que el gobierno les levantó una suspensión de 11 días debido a mal servicio y quejas de los clientes.

El regulador brasileño de telefonía Anatel informó el viernes en un comunicado que las compañías Oi, TIM y Claro fueron autorizadas para reanudar sus ventas porque presentaron planes específicos para mejorar el servicio y la infraestructuras en los próximos meses.

El 23 de julio, las ventas de TIM Participacoes SA fueron suspendidas en 19 estados. Esta firma es la unidad local de Telecom Italia SpA. Oi, que es Telemar Norte Leste SA, tuvo que interrumpirlas en cinco estados. Claro SA, la unidad brasileña del consorcio mexicano América Móvil SA, vio sus ventas suspendidas en tres estados.

Anatel dijo que las tres empresas invertirán 20.000 millones de reales (10.000 millones de dólares) para mejorar sus servicios.