La llegada de inmigrantes a España de forma irregular disminuyó un 3 por ciento en el primer semestre del año con respecto al mismo periodo de 2011 debido a la "estabilización" de los conflictos en Libia y Egipto, según informó hoy la Agencia de Control de Fronteras Exteriores (Frontex) de la Unión Europea.

En declaraciones a Efe, el director adjunto de Frontex, Gil Arias, precisó que si entre enero y junio del año pasado llegaron 2.637 personas de forma irregular a España en el primer semestre de 2012 lo hicieron 2.559.

"El descenso está en la línea con la tendencia de la UE, donde también ha habido una disminución importante", señaló Arias, quien explicó que el flujo de llegadas en los estados miembros de la Unión se redujo en el mismo periodo más del 50 por ciento y pasó de las 74.200 personas en 2011 a las 36.741 de 2012.

Consideró que el número de inmigrantes irregulares que llegan a España es "poco significativo" en el conjunto de la UE, ya que es un 7 por ciento del total, mientras que los que arriban a Italia representan el 12 por ciento y a Grecia el 67 por ciento.

El sur y el este de España siguen siendo las zonas principales de llegada.

En las costas españolas, incluidas los archipiélagos balear y canario, la entrada hasta junio de inmigrantes de forma irregular bajó un 8,5 por ciento, con 1.508 llegadas frente a las 1.649 del primer semestre de 2011.

"Al haberse estabilizado de alguna manera la situación tanto en Egipto como en Libia, los efectos de estos conflictos ya no tienen impacto en las llegadas a España", explicó Gil Arias, quien, no obstante, mostró su preocupación por lo que ocurre en la actualidad en la zona del Sahel y en Siria.

El director adjunto de Frontex subrayó que la situación del Sahel, la franja que cruza desde el África Occidental hasta Somalia, al sur del Sahara, "no es nada tranquilizadora", al haber provocado ya desplazamientos de población desde Mali a los países vecinos, por ejemplo, Mauritania, donde se han registrado 90.000 entradas.

Este desplazamiento desde Mali "no sólo preocupa por el volumen, -a las 90.000 podrían unirse 20.000 más de Senegal- sino por el riesgo terrorista, debido a que en la parte norte del país "está muy presente" Al Qaeda.

A juicio de Frontex, entre los miles de desplazados podría haber "terroristas camuflados", con intención de ir a Marruecos y, desde allí, a Europa.

Según alertó el pasado miércoles el ministro español de Defensa, Pedro Morenés, el Sahel es uno de los puntos principales de riesgo para España debido a la actividad de grupos terroristas yihadistas.

La otra preocupación de Frontex, según Arias, es Siria, donde se están produciendo "muchos" desplazamientos hacia los países vecinos, pero también hacia Argelia, donde podrían encontrarse alrededor de 15.000 sirios que han cruzando por vía terrestre a través de Israel, Egipto, y Libia hasta llegar a ese país.

Estos inmigrantes podrían, en opinión del director adjunto de Frontex, "eventualmente" intentar el cruce a la península ibérica desde las costas argelinas.