El gigante japonés de la electrónica Sony perdió 24.600 millones de yenes (256 millones de euros) entre abril y junio, primer trimestre del año fiscal 2012 en Japón, un 58,7 % más que en el mismo periodo de 2011.

La compañía registró un beneficio operativo de 6.300 millones de yenes (56,59 millones de euros), un 77,2 % menos que en 2011, pese a que las ventas aumentaron un 1,4 % hasta 1,51 billones de yenes (15.825 millones de euros).

En el año fiscal 2011, que en Japón concluyó el 31 de marzo de 2012, Sony encadenó su cuarto ejercicio consecutivo en números rojos con una pérdida de 456.700 millones de yenes (4.755 millones de euros), un 75 % más que en 2010.