Las autoridades de Bogotá extendieron la prohibición del porte de armas desde hoy y durante los próximos tres meses, informó el comando de la Decimotercera Brigada del Ejército, que tiene jurisdicción sobre la capital colombiana.

La prórroga de esta medida, impuesta en febrero pasado por el alcalde bogotano, Gustavo Petro, responde a "los planes y proyectos de la Administración distrital, particularmente en lo relacionado con la cultura de la seguridad ciudadana", según el comunicado castrense.

Este ambicioso plan de desarme ha permitido reducir la tasa de violencia en un 18 % desde que se implantó en febrero hasta el pasado mes de junio, indicó a Efe una fuente de la Secretaría de Gobierno de Bogotá, que maneja los asuntos relacionados con la seguridad ciudadana.

La tasa de homicidios de la capital colombiana era de 22 por cada cien mil habitantes antes de la entrada en vigor de la restricción del uso de armas. En 2011 fueron asesinadas 1.632 personas, de ellas, un 10 % por armas de fuego legales.

En Bogotá, donde viven más de ocho millones de personas, hay registradas un total de 161.082 armas legales.

De acuerdo con una encuesta del Centro Nacional de Consultoría divulgada el pasado martes por el informativo colombiano CM&, el 53 % de los bogotanos desaprueba la gestión de Petro, frente al 47 % que lo respalda, lo que mantiene la tendencia de los últimos dos meses.

Este sondeo, realizado por teléfono entre los pasados días 30 y 31 de julio entre 402 ciudadanos y con un margen de error del 4,9 %, también hizo evidente que los capitalinos rechazan en un 58 % el manejo de la seguridad de la Administración de Petro, mientras que el 42 % lo apoya.