Wendy Thompson

El presidente de EE.UU. y candidato a la reelección, Barack Obama, dijo hoy, en vísperas de su 51 cumpleaños, que ganar en Florida en noviembre "no sería un mal regalo", en un mitin en Orlando en el que volvió a contrastar sus políticas con las de su rival republicano, Mitt Romney.

Ante unos 2.400 simpatizantes entusiasmados que le cantaron el cumpleaños feliz por adelantado, ya que el presidente cumplirá 51 años el sábado, Obama habló sobre todo de su plan para mantener las rebajas fiscales a la clase media y lo opuso al de Romney, que a su juicio supondrá más impuestos para los ciudadanos.

Los simpatizantes y miembros de las bases del Partido Demócrata se concentraron desde tempranas horas de la mañana en el complejo deportivo de la Universidad Rollins, en el exclusivo sector de Winter Park, al noroeste de Orlando.

El presidente arrancó aplausos de una multitud que lo interrumpía con frecuencia con gritos de "cuatro años más para Barack" cuando cuestionó a Romney por pensar que su plan para mantener los recortes de impuestos a los más ricos generará "más trabajo y prosperidad para todos".

La propuesta de Obama, que busca extender los recortes impositivos a las familias que ingresan menos de 250.000 dólares anuales y aumentar la carga fiscal a los más ricos, contribuirá a aliviar los bolsillos de millones de familias, según dijo a Efe la colombiana Ana Fernández.

"Si hay más dinero disponible para gastar la gente consume y va a nuestros negocios y eso es positivo", comentó a Efe Fernández, quien cerró su negocio de costura para ver y escuchar de cerca al presidente Obama.

"Lo apoyo porque gracias a él los pequeños negociantes poco a poco hemos salido adelante", subrayó la comerciante colombiana, residente en Orlando.

Obama también se refirió en su mitin a la oposición de Romney a su reforma sanitaria e indicó que, de ganar la presidencia el republicano, miles se quedarían sin cobertura médica.

"Es la teoría de ellos, el camino que ellos proponen. No es tan complicado. Yo les garantizo que hasta allí es que nos llevarán si ganan", advirtió.

Aludió, además, a un estudio independiente divulgado esta semana que sostiene que el plan fiscal que promueve Romney reducirá los impuestos para el cinco por ciento más rico de EE.UU. y los elevará para la clase media y los pobres.

Al final del discurso Obama firmó autógrafos y se dejó fotografiar por los cientos de teléfonos que, alzados al aire, parecían velas encendidas en la oscuridad, como el que levantaba la puertorriqueña Laura García, de 25 años.

"Para los hispanos su visita es algo muy importante, y aquí lo esperamos con brazos abiertos, sin importar lo que digan los demás", dijo García, de Altamonte Spring, al este de Orlando y quien llegó al mitin acompañada de sus hijos pequeños.

"Esto es un momento histórico que quiero grabar para mis hijos", explicó la boricua.

De Florida el presidente se desplazó a Virginia, donde dará otro mitin a última hora del día.

Entre los estados indecisos o "bisagra", que no son históricamente demócratas o republicanos y pueden inclinarse por cualquiera de los dos candidatos, están Florida y Virginia, ambos clave para obtener la victoria en noviembre. EFE