La noche antes de la gran cita, la mexicana Aida Román tuvo problemas para dormir.

Los nervios la despertaron en medio de la madrugada y la angustia de lo que podía suceder en sólo horas la intranquilizaba. En la víspera había visto perder a sus compañeros de la rama masculina del tiro con arco de los Juegos Olímpicos y le preocupaba sufrir el mismo destino, especialmente luego de haber sufrido el mismo destino en la prueba por equipos ante Japón.

"A mí no me cuesta trabajo dormir, aún si hay mucha presión. Pero anoche me desperté en medio de la noche, estaba preocupada porque Japón nos había hecho lucir muy mal. Estaba nerviosa", confesó Román el jueves, poco después de haber superado sus temores para conquistar la medalla de plata en el tiro con arco individual.

"Recuperé mi sueño y me desperté normal a las 5:30 de la mañana e hice como Rocky y subí las escaleras, y ya el resto es historia", agregó la mexicana.

Su compatriota Mariana Avitia se quedó con el bronce y México colocó a dos atletas en el mismo podio olímpico por primera vez desde 1984.

Román perdió la final 6-5 ante la surcoreana Bae Bo Ki, mientras que Avitia superó 6-2 a la estadounidense Kathuna Lorig en el duelo por el bronce.

Fueron las primeras medallas olímpicas de México en su historia en el tiro con arco. Ernesto Canto y Raúl González eran los últimos mexicanos que compartieron podio, al ganar oro y plata en la marcha en los Juegos de Los Angeles.

"Me siento muy orgullosa y contenta por lo que acabo de lograr", dijo Avitia, que ganó su bronce apenas minutos antes de la final.

Con sólo 18 años, Avitia ya ha participado en dos Juegos Olímpicos, pero los últimos cuatro años tuvo que luchar contra momentos difíciles en su carrera en el tiro con arco.

"Tuve muchos bajones en diferentes eventos internacionales, pero tuve paciencia y pude batallar para lograr lo que hoy estoy celebrando", dijo la futura estudiante de periodismo y oriunda de Monterrey.

Ahora Avitia dice que se tomará un descanso y no pronostica si en cuatro años estará en los Juegos de Río de Janeiro.

"Falta mucho para eso, ahora me voy para el colegio a estudiar comunicación social y a ser su colega", bromeó con los periodistas.