Aparte de los boxeadores eliminados en segunda ronda, la sexta jornada de competición en boxeo de los Juegos Olímpicos de Londres se cobró otra víctima inesperada: el referí Ishanguly Merethyyazov, de Turkmenistán.

La Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) anunció en un comunicado el jueves que Merethyyazov, quien arbitró el combate del miércoles entre el japonés Atoshi Shimizu y Magomed Abdulhamidov, de Azerbaiyán, fue enviado "de vuelta a casa".

En una intensa pelea en que Abdulhamidov llegó a caer hasta media docena de veces a la lona en el tercer asalto, Merethyyazov dejó que el azerbayano se recuperara y finalizara el combate, aunque apenas se sostenía en pie y tuvo que ser atendido por los médicos nada más abandonar el cuadrilátero.

Los jueces le dieron la victoria por 22-17 pero, tras formalizar apelación del equipo japonés , el resultado del combate fue finalmente rectificado y Shimizu fue declarado vencedor, pasando a cuartos de final en categoría de peso gallo.

El organismo también suspendió al alemán Frank Scharmach por cinco días, después de su decisión de descalificar al iraní Ali Mazaheri en el primer asalto de su combate con el cubano José Larduet en pesos pesados.

Mazaheri, campeón de los Juegos Asiáticos de 2006, estaba arriba en el combate en el momento de la decisión y Larduet reconoció tras el mismo que hubiera preferido seguir boxeando.

"Siento mucho tener que tomar estas decisiones", dijo en el comunicado el presidente de la AIBA, Wu-Ching-Kuo. "Pero nuestra principal preocupación siempre ha sido proteger la integridad y el juego limpio de la competición".