El Equipo de Antropología Forense de Argentina (EAAF) identificó los restos de un diplomático cubano que fue secuestrado en 1976 por fuerzas de la dictadura militar argentina (1976-1983) y estaba desaparecido desde entonces, dijeron hoy a Efe fuentes del organismo científico.

Los restos de Crescencio Nicomedes Galañena Hernández, quien trabajaba en la Embajada de Cuba en Argentina, fueron descubiertos en junio pasado por unos chicos que jugaban en unos terrenos situados en la localidad bonaerense de San Fernando y vieron que había huesos en tres viejos barriles de 200 litros con cemento, añadieron los portavoces.

"Una vez encontrados, tomamos las muestras de los restos, se analizaron en el laboratorio que tenemos en la provincia de Córdoba y se contrastaron con la base de datos genética que tenemos" de personas desaparecidas durante el régimen, detallaron las fuentes.

Por estos días, los expertos del EAAF trabajan en la identificación de los restos óseos de otras dos personas encontrados en los barriles.

Galañena Hernández fue secuestrado el 9 de agosto de 1976 en la capital argentina junto a Jesús Cejas Arias, otro diplomático cubano que sigue desaparecido.

Ambos fueron trasladados al centro clandestino de detención conocido como "Automotores Orletti", pieza clave del Plan Cóndor, tal como se denominó a la represión coordinada de las dictaduras del Cono Sur en los años 70 y 80.

Allí estuvieron cautivas unas 200 personas, entre uruguayos, argentinos, chilenos, bolivianos, cubanos y paraguayos, detenidas de manera ilegal, como el hijo y la nuera del poeta Juan Gelman, Marcelo Gelman y María Claudia García Iruretagoyena.

Tras el secuestro de ambos diplomáticos, la dictadura montó un operativo para simular que los funcionarios habían abandonado el Gobierno cubano a través de la difusión de una nota adjudicada a Galañena Hernández y César Arias que decía que habían desertado de la embajada "para gozar de la libertad del mundo occidental", informaron medios locales.

El caso es investigado por el juez Daniel Rafecas, a cargo de la causa por los delitos de lesa humanidad cometidos en Automotores Orletti, que funcionó bajo la fachada de un taller mecánico entre mayo y noviembre de 1976.

El EAAF ha trabajado en la identificación de personas asesinadas en regímenes dictatoriales o en hechos de violencia política en más de 30 países y participó de resonantes casos, como el del guerrillero argentino-cubano Ernesto "Che" Guevara, asesinado por militares en octubre de 1967 en Bolivia, donde encabezaba un grupo insurgente.

En 2007 lanzó la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas junto a dos organizaciones similares de Guatemala y Perú, campaña que se puso en marcha gracias a la financiación del Congreso de Estados Unidos.