La guatemalteca Ana Sofía Gómez comenzó su prueba en la final de gimnasia artística con un giro hacia atrás en la viga, pero un resbalón la dejó en el piso, dolida al percibir que la caída le costó puntos valiosos en la clasificación del jueves en los Juegos Olímpicos.

"Un pequeño desequilibrio me costó muchos lugares, fallé", expresó la atleta de 16 años tras completar la prueba, con los ojos rojos del llanto. "Sé que no fue una de mis mejores competencias, aún así creo que fue un gran resultado para Guatemala".

Gómez terminó la final en la competencia completa individual, que combina las cuatro modalidades de la gimnasia artística, en el lugar 22 de las 24 gimnastas en la disputa. La estadounidense Gabrielle Douglas se alzó con el oro en la prueba.

Con nueve años en la gimnasia, Gómez había superado sus marcas personales el domingo en la fase de clasificación, cuando terminó 14ta. Un bajo puntaje en la prueba de viga le impidió superar esa ubicación.

"Dí todo lo que pude dar de mi, pero un error es fatal en la gimnasia. Aún así estoy feliz, porque logré clasificar en un buen lugar", manifestó.

Debutante en una Olimpiada, Gómez sabe que le espera un gran futuro como atleta.

"Ahora que termino los Juegos voy a concentrarme en las pruebas que vienen. Sé que tengo más competencias por delante, ahora quiero clasificar para los próximos Juegos" olímpicos, a celebrarse en 2016 en Río de Janeiro.

Gómez ya había dado de qué hablar en los Juegos Panamericanos de Guadalajara en 2011, donde alcanzó el oro en la viga de equilibrio y plata en la competencia completa individual.

Autocrítica, la gimnasta reconoció que tiene mucho trabajo por delante para mejorar sus posiciones y conquistar la primera medalla olímpica en la historia de su país.

"Tengo que trabajar más para que no vuelva a ocurrir un error así", manifestó en relación a su resbalón en la barra de equilibrio.