Radamel Falcao, pese a una dolencia muscular que lo mortifica desde hace un tiempo y la severa marca de los defensores, mostró en una sola acción su magia en el amistoso entre su club, Atlético de Madrid, frente al Atlético Nacional.

El "Tigre" Falcao convirtió a los 84 minutos la diana de la victoria 2-1 y fue ovacionado cuando abandonó la cancha.

El astro no se prodigó y facilitó la tarea a los defensores pero aprovechó un descuido para anotar y conquistó elogios.

"Falcao llevó a la victoria al Atlético de Madrid", tituló El Mundo y "Nacional sintió el rugir del Tigre Falcao", encabezó El Colombiano, el otro matutino de Medellín.

Falcao sintió molestias en la región posterior de los muslos (músculos isquiotibiales) hace una semana pero se recuperó, jugó en Medellín el miércoles y cuando salió se le aplicó una bolsa de hielo en el muslo derecho.

El técnico argentino del Atlético de Madrid, Diego Simeone, estuvo pendiente de la condición de su estrella.

"Y rugió el Tigre. Tras estar desaparecido durante todo el partido, a los 84 minutos Falcao les justificó la boleta (boleto) a los aficionados. Muchos aplausos se escucharon en la tribuna por el gol del samario (originario de Santa Marta)", escribió El Colombiano.

"A Falcao le bastó disponer de una sola opción, aprovechó un parpadeo de Alexis Henríquez en la marca para el 2-1 definitivo", señaló El Tiempo.

El conjunto español ahora jugará en San José de Costa Rica contra el Saprisa el sábado antes de iniciar la liga el 18.