Un ex espía israelí advirtió el jueves que Teherán no debería subestimar las afirmaciones de Israel de un posible ataque contra las instalaciones nucleares iraníes.

La próximas 12 semanas serán "muy críticas" para Israel sobre si decide un ataque, dijo Ephraim Halevy. Ese periodo coincide con las elecciones presidenciales en Estados Unidos, en noviembre.

"Si yo fuera iraní, me preocuparía mucho si Israel habla de un posible ataque, ya que las amenazas de Israel me suenan serias y creíbles", dijo Halevy a Radio Israel. Halevy dejó hace una década el Mossad, la agencia de espionaje israelí.

Irán sostiene que su programa nuclear es pacífico y que sólo desea la producción de electricidad, pero Israel cree que el enriquecimiento de uranio de Teherán es un disfraz para producir ojivas nucleares y al igual que Estados Unidos sostiene que no lo tolerará.

Israel considera a Teherán su enemigo más peligroso y se toma muy en serio las repetidas amenazas iraníes sobre la destrucción del estado judío. Sostiene que las negociaciones nucleares con Irán y las sanciones no han temido efecto alguno, en una evidente crítica a Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses se oponen a una intervención militar a corto plazo en Irán y han presionado a Israel para que permita más tiempo a la diplomacia y las sanciones. Un ataque antes de las elecciones estadounidenses de noviembre encarecería seguramente el precio del crudo y sumiría a Estados Unidos en otra impopular guerra en el Medio Oriente.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo a principios de semana que Israel no ha decidido si atacará Irán. Sin embargo, antes de reunirse el miércoles con el secretario de Defensa estadounidense Leon Panetta, Netanyahu se mostró impaciente con las gestiones de Estados Unidos para eliminar el programa nuclear iraní, insistiendo que la estrategia de Washington de diplomacia y sanciones está a punto de fracasar.