El nuevo primer ministro egipcio, Hisham Qandil, sitúa la economía y la seguridad como principales retos de su nuevo gobierno, cuya formación anunció hoy y que incluye 35 ministerios, cuatro de ellos encabezados por miembros del islamista Partido Libertad y Justicia (PLJ).

"Este Gobierno tiene que cumplir con los objetivos de la revolución: pan, libertad y justicia social, pero han aparecido desafíos grandes", dijo Qandil en una rueda de prensa en la sede del Gobierno.

El primer ministro explicó que los principales desafíos para su Gobierno son hacer frente a una economía que está en crisis y recuperar la seguridad en el país, muy deteriorada tras la revolución que acabó con el mandato del expresidente Hosni Mubarak, en febrero de 2011.

Entre las 35 carpetas del Gobierno figuran ocho ministerios de Estado y cuatro nuevos departamentos, según Qandil, quien aseguró que los nombramientos de todos los ministros han sido consultados con el presidente Mohamed Mursi.

"Ha llegado el momento para que todos nos situemos alrededor del presidente elegido y para que trabajemos juntos. Somos el Gobierno del pueblo y no representamos a ninguna corriente", dijo Qandil, considerado cercano a los Hermanos Musulmanes.

Qandil insistió en que el nombramiento de los ministros, que hoy jurarán su cargo ante Mursi, ha dependido de su profesionalidad y no de su afiliación religiosa, en referencia a las informaciones sobre un supuesto malestar en las filas del partido salafista Al Nur por no encabezar ningún Ministerio.

Siete ministros del anterior Gobierno continuarán en el nuevo como el de Defensa, el mariscal Husein Tantaui -jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que gobernó el país durante la transición-, y los de Asuntos Exteriores, Mohamed Kamel Amr, y de Finanzas, Mumtaz al Said.

Los ministros que pertenecen al islamista PLJ son el de Estado para la Juventud, Osama Yasin, el de Vivienda, Tarek Wafiq, el de Enseñanza, Mustafa Mesed y el de Información, Salah Abdel Maqsud.

El Gobierno incluye, además, a un ministro del partido islamista moderado Al Wasat, que es Mohamed Mahsub, quien encabeza la carpeta de los Asuntos Parlamentarios.

Todavía está pendiente el anuncio de todos los miembros del llamado equipo presidencial que asesorará a Mursi, incluido sus vicepresidentes.

Mursi nombró hoy al ex primer ministro Kamal Ganzuri consejero dentro de este equipo, según la televisión estatal egipcia, que no ofreció nombres de más miembros de este grupo.

Qandil, de bajo perfil y tendencia islamista, fue designado primer ministro por Mursi el pasado 24 de julio, después de un mes de especulaciones tras su victoria en las presidenciales.

Su nombramiento fue recibido con escepticismo en amplios sectores de la sociedad egipcia, por su cercanía a los Hermanos Musulmanes, si bien su primer gabinete se caracteriza por la abundancia de tecnócratas y una escasa presencia de figuras islamistas.