El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó hoy al Banco Central Europeo (BCE) a aplicar nuevas medidas de estímulo monetario para "rebajar tensiones" en la zona euro y llamó a las autoridades europeas a "una completa puesta en práctica" de los fondos de estabilidad.

"Respaldamos la disposición del BCE a tomar medidas monetarias no convencionales e intervenir en operaciones de mercado (...) Pero un mayor estímulo monetario y otras medidas de apoyo podrían reducir las tensiones a la vez que se implementan otras políticas", explicó un portavoz del FMI en un comunicado.

La nota del fondo se produce poco después de que el presidente del BCE, Mario Draghi, indicara que los países en apuros deben "estar preparados" para solicitar una intervención en los mercados del fondo europeo de rescate (FEEF) y aseguró que si eso ocurre el BCE podría retomar sus compras de deuda.

No obstante, el organismo internacional reconoce que "la política monetaria por si sola no puede solventar todos los problemas que encara la zona euro".

"Estamos de acuerdo con el BCE en la importancia de una completa puesta en práctica de los fondos de estabilidad europeos del FEEF y el ESM (mecanismo de estabilidad europeo)", agregó el portavoz del FMI en el breve comunicado.

Draghi explicó, en la rueda de prensa tras la reunión en la que el consejo de gobierno del BCE decidió mantener los tipos de interés en el 0,75 %, que la entidad "discutió hoy una posible bajada de los tipos de interés, pero decidió que no es el momento adecuado".

La entidad monetaria europea recortó a comienzos de julio el precio del dinero en un cuarto de punto, hasta el mínimo histórico del 0,75 %.