El sol brilló el jueves para Juan Martín del Potro.

En su primera participación en unos juegos, Del Potro se convirtió en el primer singlista varón argentino que alcanza las semifinales de un torneo olímpico de tenis y tendrá dos opciones de colgarse una medalla en Londres.

El éxito llegó en el escenario más improbable para una Argentina acostumbrada a fajarse mejor en el polvo de ladrillo: la hierba del emblemático Wimbledon.

Del Potro se impuso al japonés Kei Nishikori por 6-4, 7-6 (4) en una hora y 55 minutos y se enfrentará por una plaza en la gran final al número uno del mundo Roger Federer, ganador por séptima vez en Wimbledon hace sólo un mes.

"Hay pocas palabras para describir esto", dijo Del Potro. "Ser el primero (argentino) que consigue esto es impresionante por la calidad de jugadores que hay y porque quedan cuatro semifinialistas, que uno de ellos es el mejor de la historia", añadió en referencia al suizo.

"Otra vez más en el año vamos a jugar en contra de él", añadió.

En caso de perder, del Potro tendría que jugar por el bronce con el perdedor de la otra semifinal, que medirá a Novak Djokovic y Andy Murray.

Nishikori había dado la sorpresa en la jornada anterior eliminando al español David Ferrer. Pero Del Potro no estaba dispuesto a dejarse sorprender por el aguerrido rival japonés, número 18 del ránking de la ATP.

Sólido con el servicio y muy efectivo en la red, a la que subió en 24 ocasiones para anotarse 19 puntos, sólo los 20 errores no forzados que cometió empañaron el juego del argentino.

En momentos puntuales, los nervios le pasaron factura.

En el primer set, Del Potro desaprovechó su servicio para liquidar el parcial, aunque acabó ganándolo por 6-4 tras quebrar a su rival.

En la segunda manga volvió a suceder algo parecido. Quebró en el primer game para escaparse en el marcador. Con 5-3, servicio y el japonés entregado, Del Potro cometió tres errores no forzados consecutivos y entregó su saque con una doble falta.

El set se fue a un desempate, en el que Del Potro, novena raqueta del mundo, impuso su mayor experiencia. Nishikori llegó a remontar una desventaja de 4-1 en el tiebreak. Pero esta vez, la Torre de Tandil aguantó bien desde el fondo y subió con agresividad a la red para certificar la victoria.

"El partido fue como se vio, complicado hasta el final", explicó. "Cometí algunos errores que casi lo pago muy caro. Pero por suerte pude volver a encontrar mi juego en el tiebreak y ganar en dos sets".

Del Potro unió su nombre al de los tres ilustres favoritos del torneo — Federer, Novak Djokovic y Andy Murray — , que también alcanzaron las semifinales. Y tendrá dos opciones de convertirse en el primer argentino que gana medalla en el tenis masculino individual de unos juegos.

Gabriela Sabatini ganó una plata y disputó la final de Seúl 1988, pero hasta la fecha ningún hombre ha conseguido la medalla olímpica de tenis en individuales.

"Los rivales y los jugadores que hay son muy complicados", admitió como queriendo rebajar la euforia. "Federer, Djokovic, Murray... Si se planteba que yo estuviera con ellos era muy difícil que pase".

"Pero voy a seguir dando pelea y lo voy a intentar", agregó.

Del Potro llegó a dominar a Federer 2-0 en los cuartos de final de Roland Garros, pero el suizo consiguió darle la vuelta al marcador y llevarse el partido.

Del Potro también sigue con opciones de medalla en la competición de dobles mixtos junto a Gisela Dulko. Tras ganar el miércoles su partido de primera ronda, la pareja argentina se medirá en cuartos de final a los estadounidenses Lisa Raymond y Mike Bryan, terceros preclasificados.

"El mixto no afecta nada para el singles, es una motivación más", aseguró. "Tengo una gran compañera con la que hicimos un gran partido y ahora tenemos un rival superdifícil".