Nuevos informes  revelan que la taza de desempleo llego a 386,000 más de lo pronosticado por analistas económicos. Muchos se preguntan si estas estadísticas cambiaran  para el  gran número de estadounidenses que no encuentran trabajo. Pienso que con las actuales  políticas económicas estamos lejos de una solución a corto plazo.
La crisis pica y se extiende más allá de nuestras fronteras. Estamos viviendo en una época de crisis económica global, varias naciones luchan por sobrevivir  a sus masivas  deudas públicas. Grecia por su parte ha sido rescatada varias veces por la "Troika" (la Unión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional). Sin embargo para que Grecia pueda comenzar su recuperación fiscal, debe de continuar con una política de austeridad y controlar su gasto público, un requisito obligado para disminuir su deuda.

Irlanda, Italia, Portugal, Francia y España enfrentan situaciones similares, alto desempleo, deuda pública y un gasto descontrolado. Muchos analistas señalan diferentes cuestiones como las causas de estos males, pero desde mi perspectiva  veo muy claro el problema más grave del continente Europeo  y son los gobiernos que  continúan con políticas sociales que no ayudan al progreso de sus ciudadanos, sino que por el contrario, crean este tipo de crisis.
Diego de la Cruz, analista económico y experto de la situación financiera de Europa, comenta al respecto: “El gobierno no crea recursos, los redistribuye… y para dárselos a alguien se los tiene que quitar a otros. Lo que hace, en realidad, es desestimular”.

Esto ya está sucediendo en los Estados Unidos. El país de las oportunidades y del Sueño Americano esta dejando mucho que desear a raíz de un gobierno expansionista colmado de deudas.  Actualmente la deuda de nuestra nación asciende a casi 16 billones de dólares, un aumento de 7 billones más en los últimos 4 años. Si continuamos con las políticas fiscales que se están aplicando en este momento, para el año 2016 nuestra deuda habrá alcanzado la escalofriante cifra de 22 billones de dólares -- lo cual significa que cada uno de los que pagamos impuestos tendremos una deuda de $178,838 dólares. No olvidemos que la deuda de un país es la deuda de sus ciudadanos.

Aunado a este déficit fiscal, también el desempleo ha ido en aumento siendo la comunidad Hispana la más afectada por este fenómeno en la nación. En el mes de junio se reportó poco cambio en la taza de desempleo para los hispanos, la cual se mantuvo a un nivel desproporcionarte del 11 por ciento. Sin embargo, los hispanos de los Estados Unidos tenemos la oportunidad de convertirnos en la cuarta potencia económica del mundo para el 2016 pero esto solo sucederá si participamos en el cambio de las políticas económicas que actualmente tenemos.

Este es un año decisivo y debemos contrarrestar la apatía con acción. Hombres y mujeres de los cincuenta estados de esta poderosa nación, tendremos una oportunidad única de cambiar la situación de Estados Unidos.

Apoyemos líderes que traigan ideas económicas de menos impuestos, menos regulaciones y un gobierno austero y eficiente. Demanden cambios en nuestra postura económica actual que esta  hundiendo al país en deuda. Eduquémonos más en temas económicos y hagamos que la historia de Estados Unidos se vuelva a escribir con letras de oro.

César Grajales está terminando su especialización en Finanzas, es asesor e inversionista en los mercados de capitales y miembro activo de la Iniciativa  LIBRE, una organización sin fines de lucro cuya misión es incrementar la libertad económica y la prosperidad mediante la promoción de la libre empresa, responsabilidad personal y un gobierno más inteligente y eficaz. Para mas información: www.thelibreinitiative.com o www.LIBREProspero.com, en Facebook: The LIBRE Initiative y en Twitter: @libreinitiative     

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino