Jorge Luis Alfonso López, hijo de una polémica empresaria de apuestas ya condenada por lazos con el paramilitarismo, fue detenido el jueves para enfrentar cargos de homicidio, entre otros delitos.

La policía informó que la captura se produjo en una zona del departamento de Atlántico, en la costa del Caribe colombiano, pero no ofreció otros detalles de inmediato.

El detenido tiene cargos pendientes por concierto para delinquir --o la asociación de dos o más personas para cometer un número indeterminado de crímenes-- y homicidio, agregó la policía en un mensaje enviado a los medios.

La Fiscalía General dijo en un comunicado que Alfonso López fue detenido la madrugada del jueves por agentes de la policía judicial en Polo Nuevo, en Atlántico, a unos 540 kilómetros al norte de Bogotá.

Agregó que el capturado deberá rendir su testimonio por al menos dos homicidios: el del periodista Rafael Primos, ocurrido el 19 de febrero de 2005 en Magangué, en el departamento de Bolívar, cercano al de Atlántico; y el del estudiante Jamil Caser Alí, en febrero de 2004, también cometido en Magangué.

Paramilitares desmovilizados señalaron a Alfonso López de haber estado detrás de las dos muertes, según medios locales.

Alfonso López fue capturado en una finca donde fueron decomisadas al menos 10 pistolas, un fusil y una subametralladora, que eran usadas por su guardaespaldas, dijo el general José Roberto León, director de la policía nacional.

Formuló sus declaraciones a reporteros en el aeropuerto a la llegada del detenido, traído a la capital desde el norte del país.

El capturado vestía jeans, camiseta roja y lucía relajado cuando era escoltado por dos agentes hacia una camioneta policial.

Alfonso López fue elegido en octubre de 2003 alcalde de Magangué y desempeñó el cargo entre el 1 de enero de 2004 y el 31 de diciembre de 2007.

La Fiscalía no dio detalles de los elementos de prueba que tiene en contra del detenido por los dos homicidios.

Sin embargo, uno de los abogados de Alfonso López, Iván Cancino, explicó vía telefónica que a su cliente se le sindica de ser el autor intelectual del asesinato del periodista porque, "según la investigación, lo criticaba desde un periódico pequeño que tenía en Magangué cuando (Alfonso López) era alcalde".

La madre de Alfonso López, Enilse López, alias "La Gata", fue condenada en enero de 2011 a nueve años de prisión por lazos con bandas paramilitares, acusadas de masacres y robos de tierras, en la zona de la costa caribeña colombiana.

"La Gata", que está en prisión domiciliaria, es conocida en el país por ser desde hace muchos años una de las mayores empresarias del "chance" --un juego de azar parecido a la lotería--, una actividad que siempre ha estado bajo sospecha de lavado de activos e incluso de nexos con grupos ilegales.

Otro hijo de La Gata, Héctor Julio Alfonso, es actualmente congresista por un controvertido movimiento político --Partido de Integración Nacional-- al que se señala de haber surgido con el apoyo de políticos procesados y condenados por sus nexos con paramilitares.

De hecho, Héctor Julio Alfonso enfrenta en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia una investigación preliminar por sus supuestos vínculos con esas bandas de ultraderecha.