La selección argentina de balonmano hizo historia al lograr su primera victoria en unos Juegos Olímpicos tras imponerse hoy por 21-32 a Gran Bretaña, en un encuentro en el que los sudamericanos sufrieron más de lo previsto en la primera mitad.

El triunfo permite a los sudamericanos soñar en su primera participación en unos Juegos con alcanzar los cuartos de final, y el consiguiente diploma olímpico, si logran vencer en la última jornada de la primera fase a Túnez.

Aunque para ello, los jugadores de Eduardo "Dady" Gallardo deberán mostrar la templanza de la que carecieron hoy, al menos en el arranque de partido, en el que los argentinos se dejaron arrastrar por la excitación de la grada.

Ni las paradas de Matías Schulz, ni los goles del pivote Gonzalo Carou sirvieron para atemperar a una selección argentina, que se contagió del deslavazado juego del conjunto británico, que de manera sorprendente seguía vivo en el marcador (6-7) mediada la primera mitad.

Pero la diferencia entre ambos conjuntos es tan abismal, que a Argentina le bastó con acercarse mínimamente a su nivel habitual de juego para distanciarse nuevamente en un tanteador, que pareció decantarse definitivamente con la irrupción del extremo Juan Manuel Vázquez.

Los cuatro goles consecutivos del jugador de River Plate liberaron despertaron definitivamente a los "Gladiadores", que con un parcial de 2-6, alcanzaron una máxima renta de cinco tantos (8-13) que Argentina ya conservó hasta la conclusión de la primera mitad (11-16).

Y eso que a ratos los campeones panamericanos se empeñaron en dar esperanzas al equipo británico, con inexplicables pérdidas de concentración, que desaparecieron por completo en la segunda mitad, en la que los de Gallardo no dieron tregua al anfitrión.

Al regreso del descanso la defensa argentina se convirtió en un muro infranqueable para Gran Bretaña, que lastrada por el cansancio, evidenció como nunca las numerosas y graves carencias de un equipo surgido de la nada en los cuatro últimos años y sin ningún tipo de bagaje internacional.

Una circunstancia que permitió a Argentina, perfectamente comandada por los hermanos Simonet, darse un atracón de goles, hasta lograr una máxima renta de quince tantos (14-29) que finalmente se quedaron en los once que reflejó el definitivo 21-32.

Argentina se medirá el sábado, con Suecia, en el decisivo choque del próximo 6 de agosto con el campeón de África, Túnez, otra cita con la historia que los de Eduardo Gallardo, confían en sellar su pase a los cuartos de final.

HASH(0x89bb1f8)

Ficha técnica:

21 - Gran Bretaña: Parker; Prieto (-), Larsson (5, 1p), Mohr (1), McDermott (2, 1p), Hawkins (4) y Garnham (1) -equipo inicial- White (ps), Williams (2), Hare (-), McMillan (1), Edgar (1), Pearce (-) y Vincent (4)

32 - Argentina: Schulz; Kogovsek (1), Querín (-), Portela (-), Carou (3), Federico Fernández (-) y Sebastián Simonet (6) -equipo inicial- Fernando García (ps), Pizarro (4, 1p), Diego Simonet (4), Vieyra (3), Ricobelli (2), Migueles (4) y Vázquez (5)

Marcador cada cinco minutos: 2-4, 3-6, 6-7, 8-12, 10-13 y 11-16 (Descanso) 12-18, 14-21, 14-26, 14-28, 17-30 y 21-32 (Final)

Árbitros: Coulibaly y Diabate (CIV). Excluyeron por dos minutos a Garnham (2), Hare y Pearce por Gran Bretaña; y a Diego Simonet, Carou y Vázquez por Argentina.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera jornada del grupo A del torneo masculino de balonmano de los Juegos Olímpicos de Londres disputado en la "Caja de Cobre" ante unos 7.000 espectadores.