Los precios de las acciones cerraron el miércoles a la baja en la Bolsa de Valores de Nueva York, en su tercer día consecutivo de pérdidas, tras oscilar gran parte de la jornada.

Entre los factores que incidieron en este comportamiento figuraron problemas técnicos, una declaración ambigua de la Reserva Federal e informes mixtos de la empresas de Estados Unidos que hacen difícil descifrar el rumbo de la economía.

El índice Dow Jones bajó 32,55 puntos y quedó en 12.976,13 enteros, mientras el Standard & Poor's 500 perdió 4 unidades y terminó en 1.375,32 unidades. El tecnológico Nasdaq retrocedió 19,31 unidades y se ubicó en 2.920,21 puntos.

Tres emisoras bajaron por cada dos que subieron en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue mayor al usual con 4.300 millones de títulos.

Los minutos iniciales de las operaciones bursátiles fueron caóticos para algunas compañías, debido a que sus acciones tuvieron oscilaciones vertiginosas sin ninguna razón aparente inmediata.

Los papeles de Abercrombie & Fitch, por ejemplo, habían subido 9% al inicio de las operaciones y las de Harley-Davidson perdían 12% antes de estabilizarse.

La situación fue atribuida a un problema no especificado en Knight Capital, una de las firmas procesadoras más grandes de transacciones bursátiles.

La Bolsa de Valores de Nueva York, donde se negocian las acciones, finalmente decidió cancelar algunas de las operaciones de seis emisoras menores.

Para los agentes de bolsa, la situación les trajo recuerdos nada gratos de problemas anteriores que han minado la confianza de los inversionistas en el sistema financiero, como los de índole técnico en la bolsa del Nasdaq cuando las acciones de Facebook salieron en mayo al mercado.

"Esto ha ocurrido no una, sino varias veces, y si no se corrige continuará sucediendo", señaló Matthew Rubin, director de estrategia de inversiones en Neuberger Berman en Nueva York. "Creo que esta situación es una de las muchas que han sacudido la confianza de los inversionistas en los mercados de valores", agregó.

La Reserva Federal emitió el miércoles un comunicado por la tarde al término de una reunión de política monetaria de dos días, como es la costumbre. La Fed dijo que la economía se está debilitando, pero no prometió tomar nuevas medidas.

Sin embargo, la aseveración de la Fed decepcionó a los inversionistas que estaban a la expectativa de la claridad.

La reacción de los inversionistas a las declaraciones de la Fed podrían ser una ecuación perversa. Algunos inversionistas desean que la Fed diga que la economía tiene un desempeño deficiente, en un grado tal que la misma se persuada a adoptar más medidas para reactivarla.

En su lugar, la FED reconoció que la economía se ha debilitado en lo que va del año y se comprometió solamente a adoptar medidas en el futuro si es necesario.

Sin embargo, persisten las dudas en cuanto a si la Fed tiene todavía alternativas disponibles. Puede bajar las tasas de interés en un intento de estimular el crédito, pero las tasas ya están en niveles bajos históricos. La Fed también puede comprar bonos en un intento por alentar a los inversionistas a que coloquen capitales en valores, pero son debatibles las repercusiones que ello tendría en los fundamentos de la economía.

Matt Ballew, presidente de la firma Security Ballew Wealth Management en Jackson, Misurí, cree que solamente serán útiles políticas de gasto más responsables.

"Carece de sentido lo que puedan hacer los bancos centrales en este punto", señaló Ballew. "Podrían agravar las cosas, no mejorarlas", agregó.

Para el jueves, los inversionistas estarán atentos a las declaraciones que surjan de la reunión del Banco Central Europeo. Los inversionistas están ansiosos de conocer si los gobernantes europeos tienen algún plan concreto para controlar la crisis de la deuda de la región o si se trata sólo de buenas intenciones.

En Europa, las principales bolsas cerraron con resultados mixtos. El índice DAX de Alemania bajó 0,3% y terminó en 6.754,46 puntos, mientras que el CAC-40 de Francia ganó 0,9% y se ubicó en 3.321,56 unidades. El FTSE 100 de Gran Bretaña avanzó 1,4% y alcanzó 5.712,82 unidades.

El índice Nikkei 225 del Japón cayó 0,6% a 8.641,85 mientras que el Hang Seng del Hong Kong subió 0,1% a 19.820,38. El indicador Kospi de Corea del Sur declinó 0,1% a 1.879,93. Los mercados de Indonesia e India también cayeron mientras que el índice compuesto de Shanghai aumentó 0,9% a 2.123,36.