Venezuela pagó deudas a Colombia por unos 1.000 millones de dólares y las exportaciones colombianas al vecino país podrían cerrar este año en unos 3.000 millones de dólares, indicó el martes el presidente Juan Manuel Santos.

La deuda total, por concepto de exportaciones colombianas a Venezuela, era de unos 1.200 millones de dólares, pero Santos explicó que esos 200 millones dólares quedaron pendientes "porque no han podido comprobar bien que nos los debían porque ahí encontramos un poco de exportaciones ficticias".

"Pero nos han pagado...y ya aumentamos otra vez las exportaciones a Venezuela y este año yo creo que vamos a superar los 3.000 millones de dólares" en ventas al vecino país, destacó Santos en un acto en la ciudad de Pasto, en el departamento de Nariño y a unos 530 kilómetros al suroeste de Bogotá.

La balanza comercial entre Venezuela y Colombia cerró el 2010 en 1.688 millones de dólares, lo que representó un declive de 63% respecto al 2009 cuando se alcanzó un intercambio de 4.616 millones de dólares, de acuerdo a cálculos de la Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (Cavecol).

Para el 2008 el comercio binacional fue de unos 6.000 millones de dólares.

El presidente recordó en su discurso, transmitido en vivo por la Presidencia en su página web, que el comercio bilateral se derrumbó "de un día para otro" y Venezuela, que ya venía desde el 2009 atrasando los pagos, dejó de cancelar por esas compras debido a la ruptura de relaciones diplomáticas en julio del 2010.

Los lazos fueron restablecidos un mes después, cuando Santos ya estaba en el gobierno.

La ruptura diplomática se dio en las semanas finales del gobierno del presidente Alvaro Uribe (2002-2010), cuando el 22 de julio de 2010 Bogotá reiteró sus denuncias de que en territorio venezolano, y con permisividad del gobierno del presidente Hugo Chávez, estaban jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Chávez siempre lo ha negado y en su primera reunión con Santos, en agosto de 2010, le garantizó a Colombia que combatiría cualquier presencia de ilegales colombianos.