La Línea 1 del Metro de Panamá concluyó hoy una fase importante de su construcción, cuando una de las dos tuneladoras logró abrirse paso hasta la primera estación subterránea del proyecto, en el sector Sur de la ciudad, tras recorrer una distancia de 1.463 metros en un periodo de cinco meses.

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, dio la orden para que la tuneladora, bautizada con el nombre de "Marta", rompiera el muro de concreto que la separaba de lo que en un futuro será la estación "5 de Mayo" del Metro de Panamá.

El presidente Martinelli dijo que la Línea 1 del Metro mejorará la calidad de vida de miles de panameños, ya que podrán trasladarse de un punto extremo de la ciudad a otro en un periodo aproximado de 22 minutos.

"Estamos dejando la infraestructura para que se construya la segunda y la tercera línea, para que los panameños tengan una mejor calidad de vida", añadió.

El director ejecutivo del Metro, Roberto Roy, dijo que la máquina tuneladora va avanzando a la estación de la Lotería/Santo Tomás, hasta culminar en la estación de la iglesia de El Carmen, donde a comienzos de 2013 se encontrará con la tuneladora "Carolina", que excava en sentido contrario en el sector Norte capitalino.

Roy explicó a los periodistas que la tuneladora "Carolina", que inició sus trabajos en junio pasado por el sector de la vía Transístmica, tiene previsto concluir la próxima semana su primera etapa y llegar a la estación Fernández de Córdoba.

Señaló que una vez se complete el trabajo de las tuneladoras, se rellenarán las bases con concreto para que tenga el nivel adecuado para colocarles los rieles y después se pondrán los otros acabados.

Indicó que los trabajos de la estructura están adelantados en un 40 por ciento, y en cuanto al financiamiento aseguró que ya se debe ir pagando el pedido de los 19 trenes que se fabrican en Barcelona.

La Línea 1 del Metro, que se construye a un costo de unos 1.500 millones de dólares, cubrirá el eje norte-sur de la ciudad y contempla un total de 14 estaciones, con una extensión de 14 kilómetros, siete de ellos subterráneos y el resto sobre pilares de hormigón, y debe estar lista en los primeros meses de 2014.

El consorcio Línea Uno, conformado por las constructoras FCC, de España, y Odebrecht, de Brasil, llevan a cabo la construcción, que cuenta con el respaldo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).